Inditex refuerza su estructura fiscal en Suiza frente a Holanda

stop

El grupo de Ortega impulsa la domiciliación de sociedades de cartera y centrales de compra en el país helvético

Pablo Isla (i), nuevo presidente de Inditex, con el fundador del emporio textil, Amancio Ortega (d)

01 de octubre de 2012 (00:13 CET)

La estructura fiscal exterior de Inditex ha seguido un proceso de crecimiento similar al de la multinacional textil, pero por otros derroteros. Es así como el grupo con sede en Arteixo ha dado prioridad a unas plazas financieras sobre otras, siempre en países con una fiscalidad favorable para los intereses del grupo.

De acuerdo con las memorias e informes de gestión de Inditex de los últimos años, la apuesta exterior de sociedades de cartera, holdings y centrales de compra ha gravitado desde Holanda hacia Suiza, donde la compañía tiene hasta tres firmas de este tipo, al margen de las vinculadas a la comercialización y distribución propias del grupo.

Cuentas consolidadas


Si en 2009 eran dos las sociedades que tenía domiciliadas en Friburgo (Suiza) y nueve en Holanda, repartidas entre Breda y Ámsterdam, a enero de este año la situación había dado un giro, reduciendo su presencia en los Países Bajos (seis firmas) e incrementándola hasta tres sociedades en el país helvético. Prácticamente todas las filiales exteriores están participadas en un 100% por Inditex y consolidan en las cuentas del grupo.

ITX Holding, ITX Trading y Tempe Trading son las sociedades de cartera y centrales de compras sobre las que pivota la estructura de Inditex en Suiza, mientras en Holanda, aunque con menor presencia que hace dos años, mantiene el grueso de sus sociedades holding internacionales, bajo la denominación genérica de BV.

Ahorrar con los dividendos

Holanda fue precisamente el eje de un esquema de expansión internacional por el cual Inditex logra un mejor tratamiento fiscal para las plusvalías y, sobre todo, de los dividendos procedentes de sus filiales en otras latitudes, al tiempo que establecen su reinversión a coste fiscal prácticamente nulo. Así nació Zara Holding BV, que llegó a contar con unos recursos propios superiores a los 500 millones de euros y hasta unas 13 firmas participadas.

Suiza ha sido siempre tierra de acogida para las multinacionales que buscan una fiscalidad laxa. Friburgo, donde están domiciliadas las filiales helvéticas de Inditex, ofrece posibilidades de exención fiscal que pueden llegar al cien por cien durante diez años para las empresas con alto valor añadido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad