Inditex prohíbe a su plantilla recibir regalos de más de 100 euros

stop

El gigante textil implanta novedosas políticas internas de lucha contra la corrupción que también implican a sus proveedores

Espinosa de los Monteros, Pablo Isla y Antonio Abril | EFE

18 de febrero de 2014 (20:40 CET)

Ahora que la corrupción se ha instalado en lo más alto entre las preocupaciones de los españoles, y que Galicia asiste atónita a todo un tsunami judicial de casos de irregularidades entre empresas y administraciones públicas, basta con mirar hacia Arteixo para comprobar cómo la empresa de mayor capitalización bursátil, Inditex, cuenta con una renovada batería de diques internos para prevenir, primero, y atajar, después, los casos de corrupción.

La compañía de Amancio Ortega cuenta hasta con un Manual de Prevención de Riesgos Penales que ha sistematizado un canal de denuncias confidenciales y establece criterios rígidos para la recepción de dádivas. “Ningún empleado podrá ofrecer, conceder, solicitar o aceptar regalos a o de una persona física o jurídica con la que Inditex mantenga relaciones que, aislados o sumados entre sí en el periodo de un año, tengan un valor superior a 100 euros o su equivalente en moneda local”, reza su código interno de conducta.

Un sanedrín ético

La propia compañía, al abordar en sus memorias anuales los indicadores de desempeño, alude directamente a “las medidas tomadas en respuesta a incidentes de corrupción” y a “los empleados formados en políticas y procedimientos anticorrupción”. ¿Cuáles son? El grupo, con más de 124.000 trabajadores y presencia en 86 países, cuenta desde julio de 2012 con un nuevo Código de Conducta y Prácticas Responsables, que sustituye a las anteriores directrices internas de conducta, y adaptó el Código de Fabricantes y Proveedores. Adicionalmente, el consejo de administración aprobó el Manual de Prevención de Riesgos Penales y el Procedimiento del Canal de Denuncias.

Antonio Abril, uno de los hombres de máxima confianza de Amancio Ortega y director de Cumplimiento Normativo, preside el comité de ética, que reporta directamente al Comité de Auditoría y Control. El sanedrín encargado de supervisar todo este engranaje está integrado también por la directora de Recursos Humanos, Begoña López-Cano; el director de Responsabilidad Social Corporativa, Félix Poza Peña, y el director de Auditoría Interna, Carlos Crespo.

Confidencialidad y más denuncias


La supervisión del Canal de Denuncias y del cumplimiento de su procedimiento corresponde a dicho comité de ética, que según su propia normativa interna, “garantiza la confidencialidad de todos los datos y de las actuaciones llevadas a cabo, salvo que por ley o requerimiento judicial proceda la remisión de información”. “Todos los empleados de Inditex, fabricantes, proveedores o un tercero con relación directa e interés comercial o profesional legítimo, con independencia de su nivel jerárquico y de su ubicación geográfica, podrán comunicar al Comité de Ética, a través del Canal de Denuncias, los incumplimientos relativos al Código de Conducta y Prácticas Responsables o al Código de Conducta de Fabricantes y Proveedores de los que tuvieran conocimiento, mediante denuncia realizada de buena fe”, dice la norma.

Durante 2012, el balance del comité apunta a que “se ha experimentado un incremento del número de comunicaciones o denuncias recibidas”. En concreto, detalla que se presentaron un total de 27 comunicaciones, de las que 22 se recibieron tras la entrada en vigor del nuevo Código de Conducta y del Procedimiento del Canal de Denuncias. Adicionalmente, el Comité de Ética ha tramitado de oficio un expediente, sin que mediara denuncia previa. No aclara de qué se trata.

Entre conductas irregulares y dudas

“Los principales motivos de las comunicaciones han sido la denuncia de conductas de empleados o de terceros que podrían ser contrarias a los compromisos o valores éticos recogidos en el Código de Conducta y Prácticas Responsables y la aclaración de dudas sobre determinados aspectos de su aplicación”, señala el grupo, sin dar más detalles.

El gigante textil también ha actualizado el Manual de Prevención de Riesgos Penales, en el cual se define el sistema de reglas de actuación y comportamiento que regulan la actividad de Inditex, y adapta los elementos de control existentes al objeto de prevenir la comisión de los nuevos delitos tipificados en el Código Penal con la aprobación de la Ley Orgánica de junio de 2010.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad