Inditex frena un encierro masivo de trabajadores con 450 nuevos indefinidos

stop

Empleados de los centros logísticos y fábricas de la multinacional coordinaron una protesta en toda España contra el exceso de trabajo temporal y la mutua de Espinosa de los Monteros

Centro logístico de Inditex en Arteixo y Pablo Isla

en A Coruña, 05 de julio de 2016 (20:32 CET)

Inditex ha dado su brazo a torcer para atajar una protesta que se había extendido por sus centros logísticos y fábricas en toda España. La multinacional de Amancio Ortega se ha comprometido con los sindicatos a crear a lo largo de este año 450 nuevos contratos indefinidos en sus centros de trabajo, es decir, reducir la temporalidad en el grupo y rebajar la bolsa de trabajadores eventuales que entran y salen de la compañía en función de la carga de trabajo.

Es el fruto de una ofensiva que, como avanzó este medio, estaba coordinando desde finales de junio Comisiones Obreras contra el exceso de temporalidad en la multinacional y contra la mutua del ex vicepresidente de Inditex, Carlos Espinosa de los Monteros, por no reconocer enfermedades profesionales y fundamentar su actuación en derivar a los trabajadores a la Seguridad Social, según informan fuentes sindicales.

Las protestas acabaron con dos días de encierro en varios centros logísticos y fábricas de Inditex. Otros se quedaron al margen, como Stradivarius en Sallent (Barcelona), que está en plena negociación de su primer convenio de empresa.

Negociación en dos partes

Fuentes de Comisiones Obreras describen el encierro como duro pero con un amplio apoyo de la plantilla. Hubo aplausos para los trabajadores encerrados y cajas de donuts y otras viandas que se entegaron en muestra de solidaridad con los empleados amotinados, según explican.

El resultado fue que la empresa accedió a negociar. En un primer momento se ofreció la creación de 208 nuevos indefinidos, 72 en el centro de Meco (Madrid), 105 en Plataforma Europa (Zaragoza) y 31 en el resto de cadenas. Los sindicatos consideraron la oferta insuficiente y se podujo el encierro.

Inditex alegó, siempre según fuentes sindicales, que las ventas de primavera y verano no habían sido buenas y que había que esperar al periodo de rebajas para ver si se podía hacer un esfuerzo más, pero finalmente accedió a subir la oferta en 150 indefinidos más.

La resolución del conflicto

El compromiso final quedó en 295 puestos de trabajo estable en los centros logísticos de Zara en Madrid y Zaragoza y en otros 155 para el resto de cadenas. Un total de 450 contratos indefinidos.

Comisiones Obreras desconvocó las protestas. El exceso de temporalidad es una vieja crítica de todos los sindicatos presentes en Inditex. La ofensiva se planificó a pocas semanas de la junta de accionistas de la multinacional, donde los sindicatos toman la palabra, para añadir presión a la dirección.

Los problemas con la mutua

Quedan pendientes de resolver los problemas con la mutua La Fraternidad-Muprespa, que también son comunes en la mayoría de centros logísticos de Inditex, incluído Arteixo, donde se convocaron varias protestas este mismo año. Los trabajadores de Zara Logística llegaron a hablar de "maltrato" y comportamiento "indecente" por parte de la mutua de Espinosa de los Monteros.

Los representantes de la plantilla se quejan de que no se reconocen las enfermedades profesionales y de la continua derivación a la Seguridad Social. Esta semana hay reuniones programadas entre dirección y sindicatos para intentar limar asperezas.

[Lea La mutua de Espinosa de los Monteros ingresa tanto como Zara Home y Oysho juntas]
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad