Inditex estudia traer parte de la producción asiática a España

stop

TEXTIL

Pablo Isla (i), nuevo presidente de Inditex, con el fundador del emporio textil, Amancio Ortega (d)

28 de agosto de 2012 (21:26 CET)

El grupo Inditex estudia la posibilidad de regresar a sus orígenes, o por lo menos en parte. La compañía de Amancio Ortega tiene en mente traerse parte de la producción asiática a España y Marruecos. El objetivo no es otro que incrementar el índice de proximidad y reducir los costes de distribución, algo que está pesando en los márgenes del grupo textil, según fuentes del sector.

La compañía propietaria de marcas como Zara, Pull & Bear y Stradivarius entre otras, tiene en la actualidad 1.398 proveedores que producen más de 20.000 unidades al año, de los cuales 625 están en Asia. El resto, la gran mayoría está en Europa (457 en la Unión Europea y 130 en la Europa no comunitaria). En África, posee 122 fabricantes y 64 en Latinoamérica.

La idea del grupo que dirige Pablo Isla tiene una doble causa. Por un lado, la compañía cree que ya no es tan barato producir en Asia, principalmente en China, y por otro, Inditex aumentará el índice de proveedores próximos a las tiendas, una de las claves del negocio del grupo textil gallego. Actualmente, más de la mitad de la producción de Inditex se realiza a través de proveedores de proximidad.

“La producción en proximidad es una seña de identidad de nuestro modelo de negocio”, ha asegurado en más de una ocasión Pablo Isla.

Países de destino

España y Marruecos se han convertido en dos países clave para la compañía. Tanto es así que el país magrebí es uno de los clústeres de la compañía. En Marruecos hay un total de 262 empresas que trabajan para Inditex, frente a las 256 de un año antes.

A pesar de que la compañía reconoce que “exigen a sus proveedores, pero no les exprimen”, la situación de los fabricantes nacionales es precaria.

Fuentes sindicales del sector textil indican que desde que en 2006 las compañías comenzaron a deslocalizar su producción, el cierre de talleres de confección está a la orden del día.

En Galicia, donde antaño tanto Inditex como otros grupos textiles tejieron una considerable red de proveedores locales, la producción de estos talleres textiles ha caído en picado. “Lo que ofrecen por la costura de las prendas es cada vez menor, lo que deriva en el cierre de pequeños talleres casi cada semana”, explican desde el sector. “Los talleres que comenzaron a trabajar solo para grupos grandes tuvieron el problema de que pronto les impusieron unos precios que no eran competitivos”, añaden.

Esperanza para los talleres

Sin embargo, la teoría de los beneficios de la proximidad es algo que no ha pasado desapercibido en muchos ayuntamientos gallegos que se vieron fuertemente tocados por la deslocalización en la producción de Inditex y otros grupos. Es el caso del municipio de Ordes, donde el PSOE local llevó hasta el Parlamento gallego una iniciativa para crear una cooperativa de talleres de costura. Su objetivo, precisamente, es explotar el ahorro que generaría a las grandes empresas gallegas tener su producción, de nuevo, tan cerca.

“Ahora mismo, tal y como está la situación en España, la gente lo que quiere es trabajar y las diferencias con Asia ya no son tan enormes. Hemos constatado que cuando una empresa del textil hace un pedido a Asia, la producción tarda en llegar una media de tres meses. Creemos que con unos proveedores de nuevo más cerca de las plataformas logísticas, se podría bajar ese período a dos semanas”, indica Jesús Pedreira, uno de los impulsores de la iniciativa.

“No sabemos qué es lo que va a pasar con la producción, pero desde luego ojalá Inditex decida volver al mercado español”, indica Dolores Martínez, representante del sector textil del sindicato CIG.

En la actualidad, Inditex cuenta en Galicia con diez sociedades cuya actividad es la producción textil y que están controladas al 100% por el grupo y otras dos participadas en un 50%.

Problemas en China

Mientras, en Asia, Inditex ha sufrido el ataque de varias organizaciones no gubernamentales chinas este año que acusaban a varios fabricantes, entre ellos el grupo gallego, de tener proveedores que incumplían la normativa medioambiental. Los problemas en el gigante asiático han sido continuos. Además si a ello se le suma la caída de proveedores en India, todo indica que el grupo de Amancio Ortega quiere mejorar la calidad de sus proveedores.

Fuentes de la compañía aseguran que a día de hoy “no ha habido ningún cambio en la producción y relación de proveedores”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad