Concentración de las trabajadores de Bershka en Pontevedra este viernes frente a la sede de Inditex en Arteixo / CIG

Preacuerdo entre Inditex y las trabajadoras de Bershka para frenar la huelga

stop

La dirección de la multinacional llega a un preacuerdo con las trabajadoras que deberá ser ratificado este sábado en asamblea

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Concentración de las trabajadores de Bershka en Pontevedra este viernes frente a la sede de Inditex en Arteixo / CIG

en A Coruña, 03 de noviembre de 2017 (22:13 CET)

A la segunda puede ir la vencida para Inditex. Otra reunión de horas precedida por una protesta de un centenar de trabajadores frente a la sede de la multinacional en Arteixo puede devolver la paz social a Bershka. La dirección de la compañía alcanzó un preacuerdo con las empleadas de los cinco establecimientos de la cadena en Pontevedra, que acumulan nueve jornadas de huelga en demanda de mejoras en las condiciones laborales.

Las 63 trabajadoras solicitaban equiparar sus salarios a los de sus compañeras de la misma enseña en A Coruña, donde cobran dos bonus que elevan la retribución en 130 euros al mes. Todas mujeres, con jornadas a tiempo parcial que hacen difícil la conciliación y obliga a horas complementarias para elevar la retribución, fueron capaces de reunir a más de un centenar de personas en Arteixo, al sumarse por solidaridad personal de otras cadenas.

 

 

Inditex convocó entonces una nueva reunión, tras la que acabó sin acuerdo el pasado martes. A pesar de que la propuesta de partida de la compañía fue la misma con la que nada se había conseguido, provocando cierta indignación en los sindicatos, a lo largo de la tarde se pudo alcanzar un preacuerdo. La propuesta será llevada este lunes a la asamblea para que la plantilla, que apoyó al 100% el paro, la acepte o decida continuar con las protestas. La CIG informó a este medio de que apostarán por acepar el acuerdo, si bien declinó revelar el contenido hasta que no sea refrendado por las trabajadoras.

De salir adelante pondría fin a una huelga excepcionalmente prolongada en el tiempo en el personal de tiendas de Inditex, algo muy inusual en España. Los cinco establecimientos --tres en Vigo, uno en Pontevedra y otro en Vilagarcía-- permanecieron nueve días cerrados. Las movilizaciones dieron continuidad a la protesta de los trabajadores de Meco, uno de los engranajes de Zara en Madrid, a comienzos de este año por la negociación del convenio colectivo. 

Hemeroteca

Inditex
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad