Tempe alcanzó su récord de ventas en 2016, con 1.237 millones. En la imagen, la sede de Tempe en Alicante

Inditex saca la chequera en Tempe tras apagar la revuelta de Bershka

stop

Inditex negociará a partir del lunes el primer convenio en la historia de Tempe, la zapatería de Inditex, con un aumento salarial para 1.300 trabajadores

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Tempe alcanzó su récord de ventas en 2016, con 1.237 millones. En la imagen, la sede de Tempe en Alicante

en A Coruña, 04 de noviembre de 2017 (06:00 CET)

Enderezado el conflicto en las tiendas de Bershka, Inditex afrontará una nueva negociación laboral para acordar las condiciones laborales para los próximos tres años en uno de sus centros logísticos de referencia, el de Tempe. El próximo lunes arrancan las conversaciones para cerrar el primer acuerdo regulador en la historia de la zapatería de Amancio Ortega, la plataforma de Alicante que se encarga del calzado de la multinacional. La firma alcanzó una facturación el pasado año de 1.237 millones, su récord histórico. Para el seis y el siete de noviembre están previstos los encuentros para avanzar en la mesa de negociación, donde la parte social se presenta en una plataforma conjunta.

El pacto entre comité de empresa y dirección definirá la subida salarial para los próximos tres años, al igual que sucedió en el resto de centros. En Meco, el engranaje logístico de Zara en Madrid, se acordó un aumento del 13% en el trienio tras importantes protestas y paros en el complejo por discrepancias respecto a la jornada laboral. En Galicia los pactos fueron más sencillos. En las fábricas de Inditexonce centros ubicados en Galicia– la subida fue de un 14%, mientras que en Zara Arteixo rozó el 15%. En el caso de Tempe, la negociación afecta a unos 1.300 trabajadores.

La diferencia entre la logística y las tiendas

Todos estos centros tienen una larga tradición de negociación sindical. El caso de Tempe es distinto. Al igual que sucedía en Stradivarius, con centro logístico en Sallent (Barcelona), la zapatería de Amancio Ortega operó durante muchos años sin convenio colectivo propio. Son excepciones dentro del universo logístico de la multinacional. La firma de origen catalán fue adquirida por Inditex a la familia Triquell, que continúa en la dirección. Mientras que Tempe es la única enseña de la compañía en la que comparte accionariado a partes iguales con un tercero, el empresario alicantino Vicente García Torres.

“Una de las principales reivindicaciones es la subida de sueldos, ya que este centro del grupo ha visto mermada su capacidad salarial con respecto a los centros de Inditex en estos últimos años, con subidas totalmente apartadas de la realidad de Inditex y de la marcha económica de la compañía”, explica CC.OO.

Tempe: los sindicatos exigirán a Inditex una fuerte subida salarial por el atraso respecto a otros centros logísticos

En el caso de las tiendas, no existe convenio propio, sino que los salarios se rigen por los convenios sectoriales. Esta es una de las claves para entender la política de gastos de Inditex, pues a cierre de su último ejercicio sumaba 9.621 trabajadores en logística, mientras la plantilla de las tiendas ascendía a 141.432 personas. El conflicto de las tiendas de Bershka en Pontevedra deriva de los bonus adicionales que concede Inditex y que ascendían a 180 euros en los establecimientos de la cadena en A Coruña, canalizados a través de dos pluses mensuales, mientras que en las tiendas pontevedresas no se abonaba ninguno. Las 63 trabajadoras en huelga decidirán este sábado si aceptan la propuesta de Inditex y cesan el paro

Hemeroteca

Inditex
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad