Inditex cierra tiendas en A Coruña sin despidos

stop

La textil indica que los trabajadores serán recolocados en otros establecimientos

Tienda de Zara en Madrid / EFE

06 de febrero de 2013 (22:25 CET)

Inditex también cierra tiendas aunque, en la mayoría de los casos, para trasladarse a otra ubicación. Durante el pasado año, varios comercios del gigante textil echaron el cerrojo en la provincia de A Coruña aunque, según asegura tanto la empresa como los sindicatos, este hecho no se tradujo en despidos.

Está previsto que el próximo 16 de este mes, el tercer Zara más antiguo del mundo, ubicado en la calle República del Salvador de Santiago de Compostela sufra una remodelación. Según comentan los sindicatos con representación en la textil, el establecimiento seguirá abierto aunque eliminará de sus estantes las secciones de señora y de niño. A pesar de eso, no habrá bajas.

El caso de Santiago

Las empleadas serán recolocadas en otras tiendas como, por ejemplo, la del nuevo centro comercial de As Cancelas. La apertura a finales del pasado año de este nuevo espacio de ventas en Compostela supuso que Inditex retirase sus marcas de otra gran superficie situada a escasos kilómetros, Área Central.

Situaciones semejantes tuvieron lugar a lo largo de 2012 en otros puntos de la provincia. En A Coruña, las tiendas del imperio de Amancio Ortega abandonaron el centro comercial Dolce Vita, marcando el inicio de una gran espantada de comercios de la superficie. También en Ferrol hubo cierres, concretamente los de un Zara y un Bershka en el barrio de A Magdalena.

Mantienen sueldo y vacaciones

Sin embargo, tampoco en estos casos la plantilla sufrió consecuencias. Es más, las trabajadores de las tiendas clausuradas fueron reubicados en otras manteniendo antigüedad, sueldo y vacaciones.

Pero, a pesar de ello, ¿por qué cierra tiendas una empresa tan saneada como Inditex? Más allá de los replanteamientos a los que hace alusión la compañía, las centrales sindicales recuerdan también los rumores sobre las ventajas que los centros comerciales les ofrecen al imperio textil. “Las tiendas de Inditex atraen a los clientes, por lo que a las grandes superficies les sale rentable tenerlas aunque sea con alquileres muy rebajados”, opinan desde el sindicato CIG.

Protestas

Pero no todo es color de rosa en el grupo textil. La CIG denuncia que, además de las reestructuraciones a nivel comercial, también se producen ajustes en cuanto a las categorías laborales de las empleadas de Zara.

“En Zara no están echando gente a la calle, pero sí se está aplicando la reforma laboral en otros sentidos. Por ejemplo, muchas encargadas veteranas están viendo como se les aplican cambios en materia de categorías, por lo que pueden tener que realizar trabajo de comerciales”, explican.

Hace unos meses, la misma central denunció que en la cadena Zara se estaban modificando los turnos de trabajo y los horarios de las empleadas con jornada reducida, lo que dificultaba considerablemente la conciliación de la vida laboral y familiar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad