Pablo Isla, presidente de Inditex | EFE
stop

La multinacional encadena otra sesión en rojo tras la presentación de resultados influenciada por el derrumbe de la británica Asos

en A Coruña, 17 de diciembre de 2018 (13:54 CET)

Las turbulencias del sector textil sacuden a Inditex, que se acerca a sus mínimos del año en bolsa tras encadenar sesiones en rojo desde la presentación de resultados. La multinacional de Amancio Ortega cerró el tercer trimestre con un incremento de las ventas del 3% y una mejora del beneficio del 4%, pero por debajo de las previsiones de los analistas, sobre todo en materia de ventas.

La corrección tras hacer públicos sus números costó a la compañía 4.000 millones de capitalización. Este lunes, Inditex volvió a encajar una caída del 3,87%, influenciado por el derrumbe de la competidora británica Asos. Los títulos de la multinacional dueña de Zara se intercambian a 23,6 euros. Los mínimos del año para la compañía gallega están en los 23 euros registrados en marzo.

Desde el arranque del año se deja en bolsa cerca de 17.000 millones de capitalización.

El derrumbe de Asos

La depreciación de Inditex coincide con el desplome de la británica Asos debido al frenazo de ventas y el retroceso de los márgenes en noviembre. La compañía sufre caídas por encima del 40% en bolsa.

La firma recortó sus previsiones para el conjunto del ejercicio, estimando un 15% de crecimiento en ventas frente a la horquilla de entre el 20% y el 25% que manejaba antes de noviembre. "Mientras las operaciones en septiembre y octubre estuvieron en línea con nuestras expectativas, noviembre, un mes muy importante para nosotros en ventas y perspectivas de margen de liquidez, estuvo significativamente por detrás de las expectativas", reconoció la compañía.

Asos admitió un “contexto de incertidumbre” en sus principales mercados y una “pérdida de confianza” de los consumidores que ha impactado en las ventas online.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad