Iberdrola y Acciona ganan más de 60 millones con sus negocios de renovables en Galicia

stop

A pesar de la crisis y los cambios normativos de Industria, en 2012 facturaron entre ambas 181 millones de euros con sus sociedades en la comunidad

Alberto Núñez Feijóo e Ignacio Galán con los cañones del Sil de fondo

16 de julio de 2014 (22:32 CET)

No todo son miserias en el negocio de las energías renovables más allá de los problemas del sector generados por los cambios regulatorios impuestos por el Ministerio de Industria. La normativa ha dejado prácticamente paralizado el último concurso eólico puesto en marcha por la Xunta de Galicia, pero hay más negocio, y rentable. Por lo menos, eso es lo que se desprende si se atiende a las cifras de facturación y beneficios de las sociedades radicadas en la comunidad propiedad de las grandes del sector. Sólo Iberdrola y Acciona ganaron más de 63 millones de euros en 2012 con sus filiales dedicadas a la energía verde.

Iberdrola Renovables Galicia SAU, sociedad en la que el gigante energético de Ignacio Sánchez Galán aglutina los grandes saltos de agua hidráulicos con parques eólicos logró unos beneficios de 47 millones de euros en 2012. Su ebitda (resultado antes de impuestos, depreciaciones y amortizaciones) se elevó sobre los 98 millones. Además, la sociedad cerró el año sin deuda financiera a largo plazo y con tan sólo 615.000 euros a corto. Facturó en la comunidad 128,2 millones de euros, frente a los 120,7 del ejercicio anterior, un 6% más en plena crisis.

Hay otro factor que juega a favor de Iberdrola. Mientras que otras empresas del sector lidian con los actuales megavatios conseguidos en el último reparto eólico de la Xunta, la compañía fue prácticamente excluida de las adjudicaciones realizadas por el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo en 2010. Solicitó 350 megavatios, pero se quedó con tan sólo dos.

Parques eólicos, pero no del último concurso


Acciona, el gigante de la familia Entrecanales, también consiguió hacer caja en Galicia con su negocio de renovables a pesar de que el sector hace ya tiempo que no navega con el viento a favor. Acciona Eólica de Galicia, con sede en O Valadouro (Lugo) cerró el ejercicio 2012 con unos beneficios de 16,9 millones de euros y un ebitda de 39,7 millones. Con 40 parques eólicos en la comunidad fruto de anteriores repartos y de hacerse con el 56% de los que gestionaba Endesa en 2009, la compañía facturó 53,3 millones de euros, frente a las ventas de 50 millones alcanzadas un año antes. La deuda a largo plazo, no obstante, superaba los 34 millones de euros, 16 a corto según los últimos datos presentados ante el Registro Mercantil.

Tampoco Acciona fue una de las más beneficiadas en el último reparto eólico del Gobierno gallego, ya que se quedó con 52 megavatios. Fue Fenosa Wind, de Gas Natural, la principal beneficiaria de ese concurso. Se le adjudicaron 339 megavatios, aunque esta semana la compañía anunció que renunciaba a 141 de ellos al no prever viabilidad económica en los cinco parques que lo conformaban. A pesar de todo, la sociedad gallega de la multinacional que gestiona sus negocios con el viento, obtuvo en 2012 unos beneficios de 3,8 millones de euros y una facturación de 18,4 millones.

La Xunta mantiene la esperanza


Por otro lado, este miércoles el Gobierno gallego insistía en que el concurso eólico gallego todavía es rentable, a pesar de que cuatro años después del fallo apenas se explota algún megavatio de ese reparto. El Ejecutivo se escuda, sin embargo, en que tan sólo se han efectuado tres renuncias de potencia este año, una parcial –la de Fenosa-- y dos totales. Insiste en que los proyectos que rodean al 83% de la potencia repartida continúan en marcha. El objetivo, proclama, es recuperar el liderazgo eólico perdido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad