Iberdrola derrota a la Xunta y se ahorra 1,5 millones en impuestos a sus parques eólicos

stop

El Gobierno gallego lleva a las empresas al Tribunal Superior de Xustiza para intentar salvar el impuesto de transmisiones patrimoniales que ya tumbó Hacienda

Los parques eólicos proliferan en los montes comunales

en A Coruña, 24 de mayo de 2015 (03:56 CET)

El frenazo en el desarrollo eólico en Galicia tuvo un problema general, la eliminación de primas a las renovables provocado por la reforma energética desarrollada por el Gobierno central. Pero también un problema propio, los gravámenes establecidos por la Xunta a los parques contra los que se revolvieron las empresas, como el canon eólico o el impuesto de transmisiones patrimoniales.

El Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), dependiente del Ministerio de Hacienda, ya determinó en 2013 que este segundo impuesto no debería aplicarse, atendiendo a los recursos presentados por las eólicas. Supone para las empresas pagar 40.000 euros por cada megavatio que se vaya instalar, por lo que deriva en cuantías millonarias. A pesar de la resolución del TEAC, la Xunta siguió cobrando el impuesto y apeló a través de la Consellería de Facenda al Tribunal Superior de Xustiza (TSXG) para intentar salvar el gravamen. Sin embargo, también en este tribunal, el Gobierno gallego encaja derrotas.

Iberdrola derrota a la Xunta

El último ejemplo es Iberdrola, que gestiona un próspero negocio de parques eólicos controlados por su filial Iberdrola Renovables Galicia, con domicilio en A Rúa (Ourense). Una sentencia emitida en febrero de este año da la razón a la energética y desestima el recurso contencioso administrativo interpuresto por la Xunta.

La sala se limita, básicamente, a ratificar lo que ya había señalado el TEAC, que entendía que no se podria gravar con transmisiones patrimoniales a los parques eólicos al tratarse de una autorización administrativa y no de una concesión. La sentencia afecta solamente a la liquidación de dicho impuesto en el parque eólico Ampliación de Sil, ubicado entre los ayuntamientos de Nogueira de Ramuín y Esgos (Ourense). Aún así, la factura que se ahorra Iberdrola es notable, 1.373 millones entre el impuesto y la sanción por demora.

La Xunta derrota a Iberdrola

La empresa llegó hasta el Supremo el año anterior. En este caso intentaba tumbar el canon eólico aplicado a sus parques en Laxe y Muros (A Coruña). El tribunal no atendió a sus demandas, desestimó el recurso y dio legitimidad a la Xunta para que siguiese cobrando el impuesto.

Canon eólico e impuesto de transmisiones protagonizaron serios enfrentamientos entre el Gobierno gallego y la patronal eólica gallega, EGA. Las empresas entendían que eran invenciones del Ejecutivo de Feijóo que no se aplicaban hasta su llegada y que no existen en otras comunidades autónomas, lo que genera una desventaja competitiva en Galicia.

Nuevas ventajas fiscales

Con el concurso eólico en coma, la Xunta introdujo nuevas ventajas fiscales para los parques con el objetivo de reflotar el negocio del viento en Galicia. El objetivo es abandonar la parálisis de los últimos años, después de que la reforma energética sacara de rentabilidad a las instalaciones, el encarecimiento del crédito frenara los nuevos proyectos y los impuestos autonómicos dieran el golpe de gracia a las empresas, más preocupadas por recurrir en los tribunales que por conectar megavatios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad