Iberconsa, Mascato y Pereira, las opciones gallegas para Pescanova

stop

La Xunta y parte de la banca alientan la incorporación de un socio industrial que mantenga los anclajes de la multinacional en Galicia

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

05 de julio de 2014 (23:37 CET)

Para diseñar el futuro de Pescanova no basta con una hoja de ruta al  detalle y el firme timón de la banca. El debate sigue abierto e incluso  ideas que parecían descartadas vuelven a ponerse sobre la mesa. Es el caso del socio industrial que pilotaría junto a los principales acreedores la nueva Pescanova, una posibilidad que manejó la banca en  plena guerra con Damm para sacar adelante el convenio que, finalmente, salvó a Pescanova de la liquidación, pero condenó al grupo de  Carceller.

Esa idea está de nuevo sobre la mesa, alentada por la Xunta – en concreto, por la Consellería de Economía--, que sería favorable a que  una empresa gallega conduzca la nave varada de la multinacional, informa El Progreso. Pero también entre los que más mandan en  Pescanova, los bancos que se vieron atrapados en el concurso de  acreedores y que acabaron tomando el control, hay partidarios de esta  opción entre las entidades que, tradicionalmente, han estado más  vinculadas a la compañía con sede en Chapela. El plan está sobre la  mesa y tiene tres nombres: Iberconsa, Mascato y Pereira, que se elevan  hoy como las tres opciones gallegas para conducir la nueva Pescanova.

Las tres opciones


¿Quiénes son? Tienen en común ser tres compañías gallegas, con sede en Vigo, y que se han hecho fuertes en el mismo negocio que  Pescanova. El grupo vigués Iberconsa ya sonó hace tiempo en los despachos de la banca acreedora para tomar los galones de socio de  referencia en la multinacional. Con presencia en cuatro continentes y una quincena de filiales, entre ellas la conocida Hiperxel, Ibérica de Congelados maneja una cifra de negocio próxima a los 150 millones anuales y comercializa cerca de 50.000 toneladas de pescado.

Mascato, también con domicilio en Vigo, calca en su proceso internacionalizador los emplazamientos clave de Pescanova. Tiene una planta de envasado y otra de cocción y procesamiento del mejillón en Chile, donde opera con la marca Blue Shell. También está presente en Namibia con flota propia, y en Sudáfrica, donde participa en una planta procesadora y se dedica esencialmente a la exportación de merluza. La fuerte apuesta internacional se completa con una sede en Vietnam y una oficina comercial para la exportación en Estados Unidos.

La otra empresa es Pereira Productos del Mar, con planta de producción en el puerto de Vigo y delegaciones en España, Italia, Grecia, Argelia, Francia, Portugal o Marruecos entre otros países. Tiene una flota de 22 barcos así como cuatro plantas de elaboración.

Los argumentos en contra

¿Hay posibilidades de que alguna de estas tres empresas se convierta en el socio industrial de Pescanova? Las hay. Principalmente, por el apoyo de acreedores a que la pesquera tenga un compañero de viaje. Pero en la misma banca, la propietaria, hay opiniones en contra, tal como informó El Progreso. La posibilidad del socio industrial se analizó cuando todavía coleaba la opción de Damm y tuvo una buena acogida. Tanto que despertó el interés de empresas no solo gallegas, sino españolas y extranjeras, por ejemplo, de Portugal.

Sin embargo, algunos de los principales acreedores prefirieron entonces no liar más la madeja, cumplir con la hoja de ruta diseñada en el convenio y buscar un primer ejecutivo de galones para pilotar la nave. Era preferible a aumentar el número de interlocutores en un escenario ya tremendamente complejo.

Esta parte de la banca aboga entonces por seguir con los planes acordados, lo que pasaría por andar el camino ya trazado en el plan de viabilidad, con la refinanciación de las filiales, las desinversiones, el fichaje de un primer ejecutivo y la exclusión de bolsa, entre otras medidas. Todo ello, antes de finalizar el año. Sería después cuando se entraría a valorar otros posibles escenarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad