Huelga total en los cielos españoles

stop

IBERIA

El Aeropuerto de Barajas, sede de Iberia | EFE

18 de febrero de 2013 (00:08 CET)

En la medianoche del lunes los 21.000 empleados de Iberia han iniciado una de las oleadas de paros más contundentes que ha afrontado Iberia en sus 85 años de funcionamiento. Serán cinco jornadas –hasta el próximo viernes—, las 24 horas del día. Habrá una segunda ronda. Todos los sindicatos, excepto el SEPLA, respaldan la medida.

El Ministerio de Fomento ha calculado que el impacto para la economía española será de 25 millones diarios. De ellos, seis los perderá directamente la aerolínea. En una semana se dejará 30 millones aproximadamente. Sabadell Bolsa estima que Iberia perderá 100 millones extra este primer trimestre por los 15 días convocados. A esta primera semana hay que añadir 10 jornadas más. La empresa presidida por Antonio Vázquez cancelará 130 servicios al día.

‘Víctimas colaterales’


Otras compañías también están afectadas. La catalana Vueling, con Josep Piqué al frente, ha suprimido 354 vuelos (el 29% de los servicios). Air Nostrum e Iberia Express tampoco operarán con normalidad. Las tres franquicias, pertenecientes al grupo Iberia pero con gestión independiente, dejan en tierra hasta 1.900 trayectos.

Los clientes industriales de Iberia como American Airlines, Qatar o Emirates sufrirán alteraciones. Tienen contratados los servicios para la asistencia de sus aviones en los aeropuertos. Desde que se conocieron los servicios mínimos, han reprogramado sus vuelos. La propia Iberia admite la devolución de 10.000 billetes en una semana. Otros 70.000 pasajeros se han reubicado en vuelos con aerolíneas alternativas.

El gobierno amenaza


La magnitud del impacto económico mantiene en guardia al gobierno español. La Ministra de Fomento, Ana Pastor (PP), ha advertido que España “no puede permitirse perder más de 20 millones al día”. El llamamiento a la dirección y los sindicatos para que alcancen in extremis un acuerdo que evitara la huelga ha sido constante durante el fin de semana. La amenaza se mantiene aunque las protestas ya han empezado.

“Es mejor un mal acuerdo que un arbitraje”, dice Pastor. La titular de Fomento tomará la decisión de imponer un pacto entre las partes “si la movilidad de los españoles y el interés general se pone en grave riesgo”. Ni los esfuerzos ni la intimidación política han logrado acercar las posturas.

Enfrentamiento


En la zona noble de Iberia sostienen que hace 15 días estaban dispuestos a firmar 3.100 prejubilaciones y evitar los despidos. Era la alternativa a 4.500 salidas forzosas, planteadas inicialmente desde Londres por Willie Walsh. El consejero delegado de International Airlines Group (IAG) está dispuesto a reestructurar Iberia. Asegura que la poca competitividad lastra su futuro: pierde 260 millones al año.

Finalmente, los despidos serán 3.807. La menos drástica entre las más duras de las alternativas. Walsh mantiene que la plantilla está sobredimensionada en 7.000 profesionales. La zona industrial de La Muñoza marcará el inicio de las movilizaciones contra la transformación –como la define la propia Iberia—. Los trabajadores recorrerán ocho kilómetros, pasando por los hangares (donde descansa el nuevo A330-3 recibido el viernes), hasta llegar al Aeropuerto de Barajas.

Protestas


El primer día de huelga vivirá su momento álgido con la concentración de tres horas en la madrileña Terminal 4. A partir de mediodía los concentrados protestarán por los 3.807 despidos. El esquema se repetirá, como mínimo, hasta el viernes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad