Hoteles y comercios gallegos plantan cara a las estafas

stop

El uso de tarjetas falsas se ha convertido en el timo más habitual

Hotel Zenit

25 de enero de 2013 (22:26 CET)

Con la crisis el número de estafas y triquiñuelas ha crecido considerablemente. En Galicia afecta no solo a las familias, sino de forma especial al pequeño comercio y a los establecimientos turísticos. Hoteles, pequeños y medianos comercios, supermercados... Nadie se salva, aunque desde los sectores afectados recomiendan compartir información y “estar muy atentos”.

Este mismo viernes la Cámara de Comercio de Vigo ha alertado que no tiene “ningún tipo de vinculación” con unas ofertas que se están realizando en la ciudad para que los empresarios contraten inserciones publicitarias en un directorio electrónico.

"La Cámara" no es la de Vigo

Según explica la institución cameral, varios comerciantes han recibido llamadas en las que les ofrecían inscribirse en el citado directorio, llamado Amarillas Internet. Según la oferta, este servicio estaría “apoyado por la Cámara de Comercio”. Sin embargo, desde la institución lo han desmentido a través de un comunicado.

En el texto afirman que, según indagaciones de la coorporación viguesa, la "cámara" a la que aluden en la oferta podría ser la Cámara Internacional de Comercio del Cono Sur, pero en ningún caso la de Vigo. "No existe ninguna persona autorizada por la Cámara de Vigo para presentarse en su nombre ofertando este tipo de servicios", insiste en su comunicado.

Billetes falsos

En la misma provincia, Antonio Regueira, presidente de la Asociación de Comerciantes, explica como los establecimientos con venta al público se tienen que enfrentar diariamente con “pequeños hurtos”, además de con el peligro de los billetes falsos. “Las pasadas Navidades hubo una entrada tan grande de billetes falsos de 50 euros que tuvimos que recomendar a nuestros asociados que se dotasen de dispositivos para comprobar el efectivo”, asegura. “Otros de los problemas habituales están con los cobros con tarjetas falsas”, añade.

Las tarjetas
, un clásico

Este es un problema compartido por el sector hotelero. César Sánchez-Ballesteros, el presidente de la Asociación de Hosteleros de Vigo (Ahosvi) ratifica que el timo de la tarjeta de crédito, "es el que más se repite”. “Alguien reserva de golpe ocho habitaciones para un fin de semana y te pide que cargues el importe total a su tarjeta. Una vez realizado el cobro, anulan la reserva y piden que la devolución del dinero se efectúe en otra cuenta distinta”.

Ahí está el engaño. “Un tiempo después te informan que la primera tarjeta era robada y tienes que devolver el dinero cobrado en la reserva. El inconveniente es que parte de este dinero ya se los has ingresado al timador”, comenta Ballesteros.

Suplantación

Además de esta estafa habitual, los timos van variando. “El último que sufrimos era nuevo. Llamaban haciéndose pasar por personal de una compañía eléctrica e informaban al establecimiento que un técnico se dirigía al hotel para cortar el suministro por las facturas impagadas. Solicitan una transferencia de más de 2.000 euros a un número de cuenta para evitar la llegada del supuesto trabajador”.

En Galicia, hace unos años también era muy habitual los timos relacionados con el alquiler de inmuebles. “Estas práctica eran más propias de época de bonanza. Se publicitaban precios muy baratos, aunque había que ingresar una señal en una cuenta que podría llegar a los 1.000 euros”, explica Benito Iglesias, presidente de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein). El cliente perdía este ingreso, que no iba destinado a la entrada del inmueble si no a los bolsillos del timador.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad