Hijos de Rivera dispara su rentabilidad y eleva más de un 30% sus beneficios

stop

La compañía de Estrella Galicia ganó 41,5 millones el año pasado, empujada por el incremento en el negocio de cerveza, agua y distribución

Ignacio Rivera, consejero delegado de Estrella Galicia

en A Coruña, 05 de agosto de 2016 (21:22 CET)

No hay que buscar explicaciones complejas. Hijos de Rivera crece porque las ventas progresan a un buen ritmo, fruto de la progresiva implantación en nuevos mercados, ya sean estos España, Brasil o Japón. La compañía que produce, envasa y distribuye Estrella Galicia cerró el pasado año con 41,5 millones en beneficios, un 33% más que en el ejercicio precedente.

El primer ejecutivo de la compañía, Ignacio Rivera, ya había anunciado que el crecimiento en la cifra de negocio se había situado en el 18%, hasta los 362 millones. Como era previsible, el principal empuje procede de Estrella Galicia, que elevó en 40 millones sus ventas, hasta los 266 millones.

No sólo cerveza

Pero destacan también el comportamiento de otros segmentos. Hijos de Rivera controla un negocio de aguas en expansión formado por la consolidada Cabreiroá, la asturiana Agua de Cuevas y la adquisición más reciente, Fontarel, operación a la que destinó 3,3 millones.

El negocio de aguas y otras bebidas, en donde estaría, por ejemplo, la sidra, pasó de facturar 45 millones en 2014 a 60,3 millones en el último ejercicio, según recoge la memoria anual consolidada de Hijos de Rivera.

La distribución

También ganó peso el negocio de la distribución, estrechamente vinculado a la evolución del grupo, que suele contar con distribuidoras propias en aquellos mercados en los que aterriza, además de manejar una amplia red en Galicia.

En este área, la facturación se incrementó en casi nueve millones, hasta alcanzar una cifra de negocio de 26 millones.

Crecimiento integral, con algunas excepciones

Prácticamente todas las áreas de negocio presentaron rendimientos positivos.  Los locales de hostelería que giran en torno a la sociedad Giste, aportaron 714.000 euros de beneficio y lograron una facturación superior a los seis millones en los establecimientos de Vigo, A Coruña y Madrid.

Los vinos Ponte da Boga reportaron ganancias de 120.000 euros y Cabreiroá y Aguas de Cuevas se apuntaron beneficios de 717.000 y 480.000 euros respectivamente.

Mercados

El crecimiento orgánico también se percibe en cuanto a mercados, ya que también se produjo un fuerte crecimiento del negocio internacional.

Así, en España se concentran el grueso de las ventas, 338 millones. El resto de Europa aporta 4,9 millones, más del doble que en 2014. Mientras que la cifra de negocio fuera de la UE aumentó un 50%, pasando de los 12,4 millones a los 18,7 en 2015.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad