Halago descarta asumir toda la plantilla de Panrico en Santiago

stop

El comité espera la intervención de la Xunta para retener al mayor número de empleados

Antigua fábrica de Donuts en Santiago

07 de septiembre de 2012 (19:31 CET)

Tal y como adelantó Economía Digital, la dirección de Panrico trasladó este viernes a los trabajadores de la planta de Santiago que la firma ourensana Halago, dedicada a la bollería industrial, está interesada en comprar las instalaciones compostelanas. La noticia fue un soplo de aire fresco a medias. Y es que el grupo Halago habría indicado a la dirección de la empresa que no puede asumir a toda la plantilla, que llega al centenar de trabajadores.

“Parece ser que Halago, que es una empresa mediana, ha indicado que 100 trabajadores son muchos para su proyecto inicial”, explica Francisco Vilar, de la Federación Agroalimentaria de CCOO.

La firma verinesa trabaja sobre todo para el mercado de Portugal, donde posee una fábrica, aunque también comercializa marcas blancas adquiridas en otros países europeos.

Oferta de Panrico

Con todo, el comité de empresa asegura que Panrico ha hecho varias propuestas al grupo ourensano con la esperanza de que pueda asumir a sus trabajadores. Una de ellas es dejar que la producción de la firma de bollería y pan de molde que se realiza ahora mismo en la planta de Santiago se mantenga allí, y que incluso se amplié con algún “producto pequeño”. Así, la factoría compostelana tendría un mínimo de carga de trabajo asegurada.

“Estos encargos se llevarían a cabo en función del número de trabajadores que conservase Halago”, explica Vilar.

Mediación de la Xunta

El comité de empresa de Panrico en Compostela pide, ahora más que nunca, la ayuda de la Xunta de Galicia. “En todo el proceso no nos ha ayudado, pero ahora le pedimos que intervenga, bien para que la plantilla se pueda mantener o para asegurar que las salidas de trabajadores sean lo menos traumáticas posibles”, indica.

A pesar de todo, la situación de la planta de Panrico en Compostela, ha cambiado inicialmente desde que el pasado julio se les comunicó a sus trabajadores la intención de la dirección de la empresa de echar el cierre a la histórica factoría. La fecha marcada era el 31 de agosto, que luego se amplió un mes más.

Ahora, parece que la planta seguirá funcionando, aunque falta por saber con cuántos empleados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad