Hacienda reclama a Begano 16 millones del Impuesto sobre la Renta

stop

La dirección de Coca-Cola lleva el caso al TEAC después de que el fisco desestimase un primer recurso

Fábrica de Begano en A Coruña

03 de agosto de 2014 (04:08 CET)

Begano llegó a la integración en Coca-Cola Iberian Partners, el grupo que aglutinó las plantas embotelladoras del refresco en España, en plena guerra con el fisco. Las inspecciones del impuesto sobre la renta correspondiente a los años 2007, 2008 y 2009, concluyeron con una reclamación de Hacienda de 16,2 millones de euros que llegó puntualmente al buzón de correo de la empresa en julio de 2012, un año después de que comenzara la inspección.

La abultada cifra a abonar para la liquidación del impuesto no fue del agrado de la compañía, que presentó una reclamación ante el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) para intentar evitar el pago. Coca-Cola acudió al TEAC como última salida, después de que la Agencia Tributaria desestimase, en febrero de 2013, el recurso de reposición presentado por la compañía, que por aquel entonces ya había aprobado la integración en Iberian Partners.

El proceso sigue abierto. Begano explica en su memoria anual que el administrador único, junto con sus asesores fiscales, “consideran que existen argumentos suficientes para que prosperen dichos recursos por lo que no se ha registrado provisión alguna”.

Mal momento para líos

De la importancia que ha otorgado Coca-Cola a la liquidación exigida por Hacienda dan buena cuenta los recursos presentados, pero también el informe de cuentas de Begano. La liquidación que exige Hacienda multiplica por dos los beneficios que obtuvo este año la panta gallega, 7,9 millones de euros.

Son más que el año pasado, pero antes que un síntoma positivo de la marcha de la fábrica, el incremento de las ganancias es una consecuencia de la nueva arquitectura de Iberian Partners. La reestructuración emprendida por el grupo provocó que la cifra de negocio se desplomara un 22%, hasta los 134, 8 millones, mientras que el resultado de explotación se fue a los 7 millones en números rojos, cuando el año anterior estaba prácticamente en cero. El rol de Begano, que comenzó a ejercer el 1 de junio de 2013, lo convierte en un proveedor de servicio de embotellado, fabricación y comercialización para Coca-Cola Iberian Partners que, según explica la memoria anual de Begano, adaptará la producción a sus necesidades frente a la división por zonas geográficas que imperaba en el primer modelo.

El coste de la integración


 Antes de ser engullida, la sociedad gallega se puso a dieta. Enajenó o dio de baja activos valorados en 2,1 millones a lo largo del ejercicio, a lo que hay que sumar la venta de la participación que tenía en Lusobega SL en una operación entre sociedades del grupo, y la liquidación de la sicav Inverian 2.000. Coca-Cola cifra el impacto de la reestructuración en 9,5 millones, cuantía que quedó registrada en el informe de cuentas de Begano como provisión a corto plazo.

La embotelladora gallega afronta ahora nuevas inspecciones de la Agencia Tributaria relativas al Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2009 a 2012, así como el IVA, el IRPF y las retenciones e ingresos del capital mobiliario entre 2010 y 2012.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad