Hacienda 'cruje' al holding gallego de Cimpor con una reclamación de 147 millones

stop

La cementera que compró y luego se deshizo de Corporación Noroeste litiga en los tribunales y activa una ampliación de capital de 80 millones para su sociedad en Vigo

Daniel Proença de Carvalho, presidente del consejo de administración de Cimpor

en A Coruña, 14 de mayo de 2015 (00:43 CET)

Fue en su momento la cementera de cabecera en Galicia y lleva enredada en los tribunales durante años a causa de las inspecciones fiscales de Agencia Tributaria. Cimentos de Portugal, Cimpor, fue el dueño de Corporación Noroeste y, por extensión, de Cementos Cosmos, la compañía con planta en Oural (Sarria) ahora bajo la tutela del gigante brasileño Votorantim.

La expansión por territorio español dejó un holding con sede en Vigo, Cimpor Trading e Inversiones (anteriormente Cimpor Inversiones), fuertemente capitalizado, con más de 660 millones de capital social y un patrimonio neto que superaba en 2013 los 1.000 millones. Se dedica, básicamente, a controlar participaciones del grupo en filiales situadas en Brasil, Panamá, Egipto, Sudáfrica, Mozambique, Cabo Verde y Angola. Las inspecciones fiscales que precedieron a la macrooperación que reordenó todo el mercado del cemento gallego, al pasar Corporación Noroeste a manos de Votorantim y traspasar Cimpor sus activos en España, han generado un fuerte trastorno al grupo, que se cuantifica por el momento en 147 millones.

Procedimientos judiciales

Esa es la cantidad que le reclama Hacienda por las liquidaciones de impuestos de los ejercicios 2002 a 2004 y 2005 a 2008. Al primer periodo correspondería una liquidación adicional de 27 millones de euros, mientras que al segundo los restantes 120 millones. No aclara mucho Cimpor sobre el motivo de dichas reclamaciones. Simplemente reconoce en su memoria que se corresponden con "interpretaciones no ajustadas a la naturaleza de determinadas transacciones" y que ha procedido a presentar ante la Agencia Tributaria garantías por valor de 147 millones de euros, justo cuando afronta las inspecciones fiscales del perioro 2009 a 2012.

Algo más de luz arrojan los procedimientos judiciales emprendidos por la cementera ante el TEAC, la Audiencia Nacional y, finalmente, el Tribunal Supremo. La Audiencia Nacional, en sentencia del 7 de noviembre de 2013, ratificó la conclusión del TEAC que consideró que Cimpor había incurrido en fraude de ley en la liquidación del impuesto de sociedades entre 2002 y 2004 al realizar "operaciones dirigidas a minorar la carga fiscal del grupo español mediante la incorporación a la base imponible de carga financiera derivada de los pasivos contraídos por Cimpor Inversiones en la adquisición de participaciones de entidades no residentes". Y añadía, "así como de la amortización de un fondo de comercio financiero generado por dichas adquisiciones pero que no puede ser admitido a efectos fiscales".

Ampliación de capital

Cimpor ha conseguido en los tribunales la anulación de las liquidaciones correspondientes a los ejercicios 2002 a 2004 por considerarse prescritas. En su memoria de ejercicio 2014, explica que los servicios jurídicos y fiscales de la compañía entienden que el procedimiento judicial emprendido entraña un riesgo remoto de 61 millones de euros y posible de 86 millones de euros.

La compañía, dependiente en última instancia del grupo brasileño Camargo Correa acaba de ejecutar este mes una ampliación de capital en el holding gallego por valor de 80 millones de euros, de manera que el capital social de la sociedad asciende a 600.777.800 euros.

Votorantim Cimentos EAA Inversiones, la sociedad del grupo Votorantim que absorbió los activos españoles, entre otros, de Cimpor, tiene un capital social de 500 millones y controla activos por un valor superior a los 1.111 millones.

Dos moles de cemento con domicilio en Vigo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad