Hacienda cruje a inspecciones a Audasa

stop

La Agencia Tributaria comunica a la gestora de la AP-9 actuaciones de comprobación e investigación del impuesto de sociedades correspondiente a 2013, que tendrán que asumir ya sus nuevos propietarios

Retenciones en el puente de Rande | EFE

en A Coruña, 20 de abril de 2016 (19:53 CET)

No habrá paz fiscal para Autopistas del Atlántico. Al menos, si se atiende a las actuaciones que ha llevado a cabo la Agencia Tributaria en los últimos años y las que reciben los gestores de la concesionaria en la actualidad. Y todas gravitan sobre el pago del Impuesto de Sociedades. La propia gestora de la AP-9 da cuenta, en su memoria anual correspondiente a 2015, de una nueva ofensiva de la inspección cuando apenas se habían cerrado otras actuaciones anteriores. 

El pasado 16 de febrero la Agencia Tributaria comunicó al grupo fiscal de Audasa el inicio de actuaciones "de comprobación e investigación de carácter parcial" en relación con el Impuesto de Sociedades de 2013. Como una letanía, los gestores de Audasa descartan que, a priori, de esas actuaciones inspectoras se puedan derivar contingencias y pasivos que afecten a la cuenta de resultados de la sociedad. 

Autopistas del Atlántico entra en un bucle fiscal cuando apenas había salido de otro. Y es que hace prácticamente un año, a 31 de diciembre de 2014, tenía abiertos a inspección fiscal el Impuesto de Sociedades correspondiente a 2007 y 2008, como consecuencia de las actuaciones de comprobación iniciadas por la Agencia Tributaria en 2013 en Sacyr, la sociedad cabecera que en ese momento ejercía el control del grupo, hasta su venta. 

Actas de disconformidad

Esas actuaciones de la Agencia Tributaria sobre los impuestos de Sociedades de 2007 y 2008 concluyeron en junio del pasado año, con un resultado dispar: dos actas firmadas por Sacyr, una en conformidad y otra en disconformidad. Audasa explica en su memoria correspondiente a 2015 que  la Agencia Tributaria no inició después "actuaciones de inspección específicas en la sociedad, por lo que a 31 de diciembre de 2015 los impuestos de Sociedades de 2007 y 2008 se pueden considerar prescritos". 

Hasta el ejercicio fiscal de 2008, último en que Itínere, matriz de Audasa, perteneció a Sacyr, las contingencias fiscales que pudieran derivarse de la gestión anterior era asumidas, según el contrato de compraventa, por el grupo constructor. Todo ello hasta que Itínere pasó a formar parte, en dicho año, de Citi Infraestructure Parnerts. Ahora, con la nueva embestida inspectora, la correspondiente a 2013, serán los nuevos propietarios los que tendrán que hacer frente a lo que resulte de las actuaciones de Hacienda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad