Hacienda 'cose' a inspecciones a Begano antes y después de la fusión de Coca-Cola

stop

La embotelladora gallega duplica beneficios en el primer año completo tras la integración en Iberian Partners

El presidente Feijóo en una visita a la embotelladora coruñesa Begano | EFE

en A Coruña, 10 de agosto de 2015 (02:00 CET)

Hace dos años y dos meses que Begano se dedica en exclusiva a la fabricación, distribución y embotellado de Coca-Cola para abastecer el mercado ibérico y al holding que absorbió – o cerró-- las fábricas que trabajan para la firma norteamericana en España, Coca-Cola Iberian Partners. Aquel proceso convulso de fusión, cierre de plantas y ERE, que posteriormente fue tumbado por los tribunales, también lo fue para la empresa coruñesa, a pesar de salvarse del cierre.

Hubo cambios en las dinámicas de trabajo, en la organización, huelgas, algunos trabajadores relataban que incluso tuvieron que ir a recuperar la mercancía de un camión que se había averiado cerca de la planta. La empresa siempre negó que hubiese modificaciones más allá de las habituales. En 2014 fue el primer ejercicio completo con la nueva estructura, que arrancó el 1 de junio de 2013. En el último curso, Begano elevó su cifra de negocio en 9 millones, hasta los 143,5; el resultado de eplotación volvió a cotas positivas, con 18,9 millones; y el beneficio casi se duplicó. Finalizó con un resultado de ejercicio de 14,09 millones, frente a los 7,9 que había ganado un año antes.

La plantilla se redujo de 359 personas a 308, principalmente debido a la reducción de personal de administración.

'Striptease' fiscal

En el nuevo escenario, Begano mantiene viejos problemas. Arrastra desde 2012 una reclamación tributaria de 16,1 millones relativa al impuesto sobre la Renta de no residentes de los ejercicios 2007 a 2009. La empresa presentó una reclamación económico administrativa ante el TEAC que está a la espera de respuesta, después de que se rechazasen sus primeras alegaciones.

A esta disputa, se suman ahora nuevas inspecciones fiscales abiertas en marzo de 2014 por la Agencia Tributaria. Tiene bajo lupa el impuesto de sociedades, la declaración anual de operaciones con terceros y la declaración recapitulativa de entregas y adquisiones intracomunitarias de bienes correspondientes a los ejercicios 2009 a 2012.

Del mismo modo, Hacienda también chequea el IVA, el Impuesto de Retenciones a Personas Físicas, retenciones e ingresos a cuenta de arrendamientos inmobiliarios, retenciones e ingresos a cuenta del capital mobiliario y retenciones a cuenta del Impuesto sobre la Renta de No Residentes en el periodo comprendido entre febrero de 2010 y diciembre de 2012. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad