Hacienda castiga a Calvo con otra sanción millonaria

stop

El grupo conservero, que hipotecó su marca para blindarse contra las reclamaciones de Aduanas, litiga para esquivar una multa de 3 millones de euros por el Impuesto de Sociedades

Presentación de los resultados del Grupo Calvo correspondientes al ejercicio 2013 | EFE

en A Coruña, 14 de agosto de 2015 (01:01 CET)

El grupo Calvo, con sede en Carballo, ha dado síntomas de notable fotaleza financiera a pesar del impacto que las divisas han tenido en su facturación. En 2014, según transmitió la propia compañía, incrementó sus ventas un 7,4%, hasta los 765 millones de euros, al tiempo que superó por primera vez las 100.000 toneladas de producto terminado, un hito en la historia de la compañía que es, junto a Jealsa, referente del sector conservero gallego.

Los mayores enredos de Calvo, además de poner a andar a su nueva filial, Conservas Premium --que en este curso debería empezar a mostrar buenas rentabilidades--, están en territorio fiscal. El grupo mantiene una prolongada disputa con las autoridades de Aduanas por la importación de productos procedentes de El Salvador, donde la conservera tiene planta y filial. La reclamación ronda los 20 millones y ha pasado por todas las instancias posibles, desde el TEAC a la Audiencia Nacional.

Impuesto de Sociedades

El conocido mal trago de Aduanas se suma ahora una nueva reclamación millonaria, aunque por importe más modesto. En este caso, deriva de las inspecciones fiscales realizadas sobre los ejercicios 2006,2007 y 2008 para el IVA, el Impuesto de la Renta y el Impuesto de Sociedades.

Fue este último el que causó problemas. Hacienda notificó a la compañía la apertura de un expediente sancionador con una propuesta inicial de sanción de 2,97 millones. Calvo ha recurrido a la vía económico-administrativa para intentar tumbar la reclamación.

Protección

El grupo especifica que la cuantía se encuentra provisionada, por lo que no causará especial quebranto a la compañía en caso de un fallo desfavorable.

En el caso de la batalla legal con Aduanas, Calvo ha establecido avales y lineas de financiación para proteger a las diversas filiales implicadas en el procedimiento. Para ello, ha llegado incluso a hipotecar su marca y diversas propiedades inmobiliarias por un valor conjunto de 29 millones de euros "en garantía de posibles responsabilidades que tuviesen que hacer frente".

De la línea premium a Calvopesca

Mientras los litigios se dirimen en los tribunales, tierra adentro el grupo Calvo está atareada en obtener un buen posicionamiento de sus productos premium con la nueva filial de Carballo, y en dotar de solidez a Calvopesca, la sociedad que gestiona la flota conservera y una de las salpicadas por las reclamaciones de Aduanas.

A finales de ejercicio, realizó una operación acordeón en la filial con el objetivo de sanear su balance, reforzar los fondos propios y reestablecer el equilibrio patrimonial. El capital se redujo de los 4,2 millones a cero, y se volvió a ampliar hasta los 5 millones. El montante total de la operación, por tanto, ascendió a 9,2 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad