El helicóptero 'Pesca 2', de Babcock, realiza el servicio de Gardacostas en Galicia / Xunta

El expresidente de Inaer abre una guerra contra Babcock

stop

Habock, el nuevo proyecto del expresidente de Inaer, Luis Miñano, amenaza con bajos precios la hegemonía de Babcock en Galicia

en A Coruña, 09 de junio de 2018 (08:00 CET)

La pugna por los millonarios contratos de los helicópteros de emergencias está generando una fuerte tensión entre los no demasiado numerosos grupos de aviación que compiten por llevarse las adjudicaciones públicas. En los servicios aéreos de emergencias hay tres dominadores claros: Babcock, la antigua Inaer, que ha mantenido hasta la fecha una absoluta hegemonía en Galicia tanto en extinción de incendios como en rescate marítimo; Faasa Aviación, empresa de origen cordobés que comenzó prestando servicios fitosanitarios y acabó expandiendo sus servicios hacia la extinción de incendios; y Habock, grupo que integra a firmas como Coyotair o Taf, y que tiene al frente nada menos que al fundador de Inaer, Luis Miñano.

Tras estas empresas hay un puñado más de pequeños operadores –Hasa, Sky Helicópteros, Rotorsun…--, pero es la pugna entre los grandes la que vive una escalada de tensión. En particular, señalan fuentes del sector, por la agresiva política de precios que está manteniendo Habock en el afán de Luis Miñano por hacerse con contratos que tradicionalmente se llevaba su antigua empresa, Inaer. Miñano salió del grupo por la puerta de atrás, tras la entrada de la empresa británica Babcock en 2014, cuando desembolsó alrededor de 1.100 millones para comprar la matriz de Inaer, Avincis.

fotonoticia 20110223160040 640

Luis Miñano, el primero por la izquierda, en un acto en Castilla-La Mancha en 2011 / E.P.

Aunque hasta aquí todo parece sana competencia, lo cierto es que ambos grupos están enfrentados, tanto por la gestión que dejó Miñano en Inaer, como por la política comercial que sigue Habock. El desencuentro más reciente radica en la reclamación y sanción de Hacienda a Babcock por una cuantía que supera los nueve millones derivados del Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2007 y 2008, una información que avanzó este medio. Primero el fisco y después los tribunales concluyeron que Inaer había simulado préstamos entre empresas para elevar los costes financieros y desgravar tributos. Esas operaciones que cuestiona el fisco y los jueces, aunque la última sentencia de la Audiencia Nacional es aún recurrible, fueron realizadas durante la gestión de Miñano.

Fuentes sindicales vinculadas a Babcock añaden que la estrategia de precios de derribo que sigue Habock en los concursos públicos está “desestabilizando” el sector. Alegan que la compañía está utilizando un peor equipo técnico y menos capacitación de personal para abaratar el precio, lo que a juicio de estos trabajadores, supone un incremento del riesgo.

De Castilla-La Mancha a Galicia

Otras fuentes del sector matizan que, si bien Habock es agresiva con los precios, ha habido concursos en los que también Babcock presentó ofertas especialmente bajas, como en la adjudicación del transporte sanitario de Castilla-La Mancha, un contrato presupuestado en 29 millones que la antigua Inaer se quedó por menos de 24 millones en 2016. Entienden estas fuentes que son las administraciones las que deben marcar en los pliegos unos estándares elevados para evitar cualquier riesgo de deterioro en la seguridad y no simplemente buscar la oferta más barata.

Babcock ha ganado a la empresa de su expresidente tanto en Castilla-La Mancha como en el contrato de helicópteros de emergencia de Canarias. Habock mantiene, entre otros contratos, el de helicópteros de emergencias médicas de Cataluña, tradicionalmente vinculado a Taf, a quien la Generalitat adjudicó directamente el servicio durante años.

La siguiente batalla entre los dos grupos se librará en Galicia, por la gestión de los helicópteros del 061, pues ambos han presentado ofertas a la mesa de contratación del Sergas. En la comunidad es Babcock, antes bajo el nombre de Inaer, quien ha controlado estos servicios, así como los de rescate marítimo y extinción de incendios, prácticamente desde que se pusieron en marcha. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad