Guerra total en Pescanova

stop

El presidente y el consejo que hoy saldrán de la crucial junta extraordinaria saben que, con la apuesta de la banca por capitalizar deuda, en breve habrá un nuevo reparto de fuerzas en el accionariado y otros gestores

X.R.M./ C.D.P.

Juan Manuel Urgoiti, Demetrio Carceller, Manuel Fernández de Sousa y Alfonso Paz-Andrade, algunos de los protagonistas de la junta de accionistas de Pescanova | EFE
Juan Manuel Urgoiti, Demetrio Carceller, Manuel Fernández de Sousa y Alfonso Paz-Andrade, algunos de los protagonistas de la junta de accionistas de Pescanova | EFE

11 de septiembre de 2013 (23:03 CET)

La cita es a las doce y media en Chapela, sede de la compañía, en primera convocatoria. Previamente, un consejo de administración compuesto por nueve miembros deliberará sobre la elección de un presidente para encabezar la cita extraordinaria con los accionistas. A la sustitución de última hora de Pérez Nievas, imputado en la Audiencia Nacional, por otro de sus ejecutivos, se une la baja de Robert A. Williams, consejero sudafricano muy afín a Fernández de Sousa, que ni estará ni se le espera. Por tanto, nueve miembros, con cuatro claramente posicionados en dos facciones: el grupo de Demetrio Carceller Arce y el de Fernández de Sousa-Faro, todavía consejero de Pescanova. José María Pérez-Carasa, representante de la Sociedad Gallega de Importación de Carbón (Gicsa) se perfila como el elegido para pilotar el consejo de administración durante la junta general. Ha sido el último consejero en llegar al órgano de dirección. Lo hizo en julio, meses después de la renuncia de Jesús García, un hombre de confianza de Sousa. No obstante, su nombramiento tendrá que ser aprobado por el propio consejo de administración.

Son muy pocos los que tienen algo que ganar en esta junta general, que se presenta polémica, a puerta cerrada y sin acceso para los medios de comunicación. Todos los miembros del consejo, estén o no imputados por el juez Ruz o tengan otras causas abiertas, conocen bien las intenciones de la banca acreedora, la verdadera propietaria de Pescanova. El pacto para capitalizar deuda por parte de los siete principales bancos acreedores de la compañía (NCG, Sabadell, La Caixa, Bankia, Popular, Santander y BBVA) al que se llegó a principios de semana, a buen seguro condicionará la junta, y consecuentemente convierte en transitorio el consejo de administración que salga del encuentro. Los siete grandes acreedores de Pescanova tienen un riesgo conjunto de unos mil millones de euros con la multinacional.

Conversión de deuda en acciones

La aritmética que conllevará la conversión de deuda por acciones, que se incorporará al convenio de acreedores, precipitará cambios en el reparto de fuerzas dentro del accionariado de Pescanova, y por tanto, la disolución de los paquetes que ahora detentan los accionistas significativos que están enfrentados. De hecho con una empresa que tiene un patrimonio negativo por valor de 1.600 millones de euros, en quiebra técnica los dos últimos años, resulta en la práctica intranscendente quién detente actualmente una participación, por grande que sea, si los fondos propios (capital y reservas) son negativos. De hecho, el principal papel del nuevo consejo será tender puentes con los acreedores y con los administradores concursales, ya que dicho órgano tiene las funciones suspendidas por el juez que lleva el concurso.

A mayores, todavía está por ver el papel que van a desempeñar en el futuro a corto plazo los tenedores de bonos convertibles en obligaciones de Pescanova. Nada menos que 369 millones de euros. En la reunión que mantuvieron el martes, con presencia de diversos fondos extranjeros, quedaron las espadas en alto, al menos a la hora de emprender acciones judiciales conjuntas contra la compañía. Sin embargo, esos poseedores de obligaciones también pueden solicitar la conversión de su bonos por acciones, otra suerte de capitalización que a su vez incorporaría más accionistas y, por el alto volumen de las emisiones, a buen seguro que nuevos protagonistas con un papel relevante en el futuro consejo de administración de Pescanova.

Las opciones del consejo

Pero, aunque sea para presidir un consejo de administración que se presupone de transición, la pugna por liderar Pescanova es fuerte. De un lado está Damm. La cervecera, que ostenta el 6,183% de Pescanova plantea la continuidad de Luxempart, Iberfomento y José Carceller en calidad de consejeros dominicales, además de cuatro independientes. Tres nuevos y Yago Méndez, integrante del anterior consejo.

Los otros tres independientes propuestos por Damm son Luis Ángel Sánchez, presidente de SES Astra Ibérica y consejero de la Sareb; Ángel Legara, consejero y director de CAF y el consejero de Inditex y ex presidente de Banco Gallego, Juan Manuel Urgoiti, que se presupone como el elegido para ser presidente si la propuesta de Carceller sale adelante. La lista de Damm, en principio, parte como la favorita, aunque parece claro que los afines al ex presidente De Sousa no la apoyarán. Aunque no de forma oficial, cuenta con el visto bueno de la banca acreedora.

No obstante, Carceller ha sufrido un revés a menos de 24 horas de la junta de accionistas. El juez Ruz ha emitido un auto en el que mantiene la imputación que pesa sobre el presidente de Damm por colaboración con su padre, acusado de, supuestamente, defraudar a Hacienda más de 72 millones de euros. Todo un golpe en la imagen del empresario catalán, que trata de alejarse de las presuntas irregularidades que rodean a la figura del ex presidente Sousa.

La apuesta de Cartesian

El fondo americano Cartesian, con un 5% a través de Silicon Metal Holdings, y los minoritarios englobados en Aemec están del otro lado. Bajo la denominación Pescanem, presentarán una propuesta de consejo de administración alternativa, que se caracteriza, aseguran, “por su total independencia”, al no contar con ningún miembro del consejo anterior. El ex presidente de FCC Baldomero Falcones, el ex ministro José Manuel Otero Novas y el ex presidente del Constitucional Álvaro Berejeiro se perfilan como posibles presidentes de Pescanova.

En los últimos días son varias las voces que apuntan a que el sector de Fernández de Sousa podría apoyar la opción de Cartesian en la junta. “Algo inaceptable”, ha dicho Luxempart, que recuerda que el fondo americano quiso demandar al ex presidente el pasado julio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad