Guerra abierta entre Citröen y los sindicatos por la adjudicación de un nuevo modelo

stop

CCOO explica que no se puede conseguir la furgoneta “a cualquier precio” a costa de rebajar salarios

Vista de la planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo

24 de octubre de 2014 (14:36 CET)

La guerra entre los sindicatos y la factoría de PSA Peugeot Citroën de Vigo está servida a causa de la pretendida reducción de salarios que la compañía quiere aplicar para ser “más competitiva” de cara a optar por la construcción de un nuevo modelo de furgoneta.

La Federación de Industria de CCOO de Galicia advierte a la compañía de “que no todo vale” para garantizar la adjudicación del nuevo modelo. El sindicato espera que la multinacional francesa “recupere la cordura” y estudie medidas para lograr este objetivo “sin necesidad de sumir en la miseria salarial” a sus trabajadores.

“Chantaje”

CCOO asegura que es consciente de que la adjudicación de un nuevo vehículo, o tres como es el caso de la planta de Vigo, “es fundamental” para cualquier centro de trabajo. “Pero no se puede hacer a cualquier precio, con una reducción de salarios del 5%, rebaja a la mitad en las pagas extras y congelación de sueldos hasta 2019, así como supresión de complementos salariales”.

El sindicato denuncia también “el chantaje” de la multinacional para que el personal de Vigo acepte estas condiciones, e pone como ejemplo que el grupo francés obligó a algunas empresas de componentes a fabricar en Portugal para que los costes sean menores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad