Manuel García Pardo, CEO de Greenalia

Greenalia pone el foco en Asturias para nuevas fábricas de biomasa

La firma gallega inicia contactos preliminares con el Principado para fusionar sus dos permisos para biomasa en la comunidad en una planta en Gijón

Greenalia suma y sigue. La compañía, que en 12 meses pondrá en funcionamiento su planta de biomasa de 50 megavatios en Teixeiro (Curtis), sondea ubicaciones para llevar su plan de expansión también a suelo asturiano. La firma coruñesa cuenta con autorizaciones administrativas para la puesta en marcha de una planta de biomasa de 50 megavatios en Vilalba y dos de 15,4 megavatios en los municipios asturianos de La Espina y Villaviciosa.

Sin embargo, estos dos últimos proyectos podrían acabar fusionándose en una única fábrica de biomasa en la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA). El consejero de infraestructuras asturiano, Fernando Lastra, ha admitido una primera toma de contacto con la empresa capitaneada por Manuel García Pardo para evaluar si sería posible emplazar una hipotética factoría en una parcela de 80.000 metros de superficie (23.000 menos que la de Curtis) en el polígono gijonés.

“Ha sido una primera toma de contacto para conocer si esa parcela podría ser susceptible de contar con una planta de biomasa, pero todavía no tenemos elaborado el proyecto ni cifras de inversión”, aclaran fuentes de Greenalia, que ha constituido una sociedad (Greenalia Biomass Power La Zalia) para poder iniciar esta toma de contacto con las autoridades asturianas. 

Incentivos antes de dar 'luz verde'

Los nuevos planes de plantas de biomasa que prepara Greenalia se encuentran a expensas de una nueva convocatoria de incentivos por parte del Ministerio de Transición Ecológica. Algo que sí hizo en el pasado el Ministerio de Industria (por aquel entonces la competencia recaía en él) en un movimiento que activó la puesta en marcha de su planta de Curtis.

Greenalia dedicará 135 millones de euros de inversión a esta planta que entrará en funcionamiento en marzo de 2020 y que le generará una fuente de ingresos de 910 millones de euros en 25 años a partir de la venta de energía. A ellos se suman los otros 295 millones de euros por el suministro de biomasa forestal para su filial Greenalia Forest. El complejo acaba de ser premiado como el mejor proyecto europeo de biomasa por parte de la publicación IJGlobal.

¿Espaldarazo a La Zalia?

El eventual desembarco de Greenalia en suelo gijonés supondría un salto de nivel para la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA), en donde, hasta el momento, no opera todavía ninguna empresa. El parque logístico ubicado en la población gijonesa de San Andrés de los Tacones, a apenas 10 kilómetros del puerto de la ciudad, solo ha logrado dar salida al mercado a una de sus parcelas. Esta fue adquirida por la patronal asturiana de transporte, Asetra, que podría encontrar en Greenalia su primer vecino. 

Pese a contar con menos de un lustro de historia, la idea de poner en marcha el polígono gijonés nació en el año 2005 con la creación de Zalia SA, la sociedad gestora del polígono. Está participada al 40% por el Principado de Asturias -que además, sitúa a su consejero de Infraestructuras como presidente del polígono-, al 30% por la Autoridad Portuaria de Gijón, al 15% por la Autoridad Portuaria de Avilés, al 10% por el Ayuntamiento de Gijón y al 5% por el de Avilés.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad