Manuel García Pardo, CEO de Greenalia

Greenalia no llegará a tiempo para cobrar todas sus primas eólicas

Greenalia admite que algunos de sus ocho parques eólicos no estarán operativos aún en 2019 y superarán el plazo para percibir los derechos retributivos

Con la puesta en marcha de su planta de biomasa de Teixeiro (Curtis) en el horizonte, Greenalia sigue de cerca la evolución de su ambiciosa incursión en la energía eólica. La compañía gallega tiene en marcha la construcción de ocho parques eólicos en Galicia con una potencia conjunta de 184 megavatios dentro de su proyecto Eolo. Sin embargo, las dificultades para finalizar su construcción antes de que acabe el año pone en riesgo el cobro de parte de “sus derechos retributivos”.

Así lo confirmó el CFO de la compañía, Antonio Fernández-Montells. Lo hizo durante la presentación de los resultados de la compañía del 2018, que cerró con un beneficio neto de 481.000 euros y elevó su ebitda un 22% (hasta los 2,31 millones) pese a no contar aún con el impulso de la planta de biomasa de Curtis (de casi 50 megavatios) ni de sus parques eólicos.

Durante su intervención, el responsable financiero de Greenalia aseguró que existe la posibilidad de que la construcción de “alguno” de estos ocho parques eólicos que promueve no estén operativos hasta el año 2020, lo que les acabaría privando de percibir los derechos retributivos asignados durante la subasta eólica de julio del 2017.

El 31 de diciembre como horizonte

En este proceso se marcaba una hoja de ruta a la hora de asignar los derechos retributivos para estos parques eólicos. El requisito era que estuviesen en funcionamiento e inscritos en el Registro de Régimen Retributivo Específico antes del 31 de diciembre de 2019.

Unos plazos que la compañía ve complicado que se puedan cumplir en los ocho parques eólicos que promueve (Miñón, Monte Tourado, Croa, Croa II, Campelo, Bustelo, Monte Toural y Ourol), que se quedarían sin estas retribuciones. Fernández-Montells ha restado importancia a estos posibles retrasos y ha asegurado que la existencia de un PPA (contrato de compra de energía) con ventas ya fijadas reportará unos ingresos superiores a los de los propios derechos retributivos de unos parques eólicos que serán rentables incluso sin ayudas.

Además, la posible pérdida de ingresos y de los avales depositados por quedarse fuera de los derechos retributivos fijados por el Gobierno no recaerá exclusivamente sobre Greenalia. Y es que este impacto se repartirá tanto entre la propia empresa coruñesa, como con las firmas responsables del desarrollo y la construcción de estos parques eólicos.

Desembarco a lo grande en el negocio eólico

Con los ocho parques eólicos que promueve con su Proyecto Eolo, Greenalia se adentra en un sector eólico en el que prevé irrumpir con fuerza. Y es que a estos ocho parques eólicos que tendrían que estar operativos este 2019 está previsto que se sumen otros 19 en los próximos cinco años.

Nueve lo harán en el año 2021, como parte del Proyecto Eolo II (con una potencia total instalada de 243 megavatios), otros cuatro en 2022 con el Proyecto Eolo III (153,8 megavatios) y los seis restantes, en 2023 con el Proyecto Eolo IV (197,4 megavatios).

Solo con estos cuatro proyectos contará con 778,5 megavatios de potencia eólica instalada íntegramente en Galicia. Estos parques aportarán una fuente de ingresos que se complementará con la que aporte la planta de biomasa de 50 megavatios de Curtis (operativa en marzo de 2020) y los 430 megavatios de sus dos proyectos fotovoltaicos (Sunrise y Sunrise II), que se materializará en siete parques fotovoltaicos en Andalucía y dos en Extremadura. El objetivo es que todas instalaciones, una vez operativas, aporten 100 millones de euros al ebitda del grupo.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad