Comparecencia de José Luis Méndez en la comisión de investigación sobre la quiebra de las cajas abierta en el Parlamento gallego

Grandes accionistas de Superco culpan a Méndez de la quiebra ante el juez

stop

José Souto y Miguel Ángel San Martín acusan a Caixa Galicia de eludir la refinanciación de Superco para evitar provisiones extra ante la fusión con Caixanova

en A Coruña, 13 de diciembre de 2017 (05:00 CET)

El pasado que vuelve. O que quizá siempre ha estado ahí. Las derivadas de la fallida fusión entre Caixa Galicia y Caixanova tuvieron consecuencias para emblemáticos proyectos y afectaron a nombres propios de la empresa gallega. Es el caso de dos de los grandes accionistas de Superco, compañía que llegó a gestionar seis centros comerciales repartidos por España y este mismo año ha firmado su liquidación

Meses después de su defunción oficial, decretada en marzo de este año por el Juzgado de lo Mercantil número dos de A Coruña, otra instancia, esta vez la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, deja claro cuáles eran las verdaderas intenciones de algunos de los protagonistas de la crisis de Superficies Comerciales (Superco), y las acusaciones cruzadas entre las partes. De un lado, Eurogalaica de Inversiones, cuyos accionistas de control eran los empresarios José Souto (ex Tecam) y Miguel Ángel San Martín (ex Supermercados Claudio). De otro, la Caixa Galicia de José Luis Méndez en sus momentos más apurados, en la antesala de la fusión con Caixanova.

El hundimiento

Souto y San Martín, a través de Eurogalaica de Inversiones, controlaban el 42,6% de Superco en el momento de iniciar acciones judiciales contra Caixa Galicia. Ambos empresarios activaron la vía civil demandando a NCG Banco, sucesor de la entidad financiera gallega, en 2015. A juicio de los demandantes, que en primera instancia perdieron su cruzada, Caixa Galicia, con José Luis Méndez a los mandos y con la fusión con Caixanova encima de la mesa, fue la principal actora del hundimiento de Superco. 

Ya a finales de 2009 Superco se encontraba en situación de insolvencia. El principal motivo, para los accionistas de control, residía en haberse embarcado en la promoción y  construcción de un gran centro comercial en Aranjuez, Madrid, para la que contaba con la financiación principal que le proporcionaba un crédito hipotecario concedido por Caixa Galicia. 

En 2010, tras un plan de viabilidad, se llegó a un acuerdo marco de refinanciación de la deuda de Superco, en el que Caixa Galicia volvía a ser actor principal. A juicio de los accionistas de Eurogalaica de Inversiones, todo se viene abajo cuando José Luis Méndez decide romper sus compromisos.

Evitar fallidos y provisiones

¿El motivo? A juicio de los demandantes, que también han perdido el recurso de apelación en la sala, fue que "mientras que Eurogalaica y sus socios cumplieron estrictamente sus compromisos de financiación, Caixa Galicia, y ya desde el primer momento, faltó al cumplimiento de los suyos, reteniendo indebidamente y pese a los requerimientos que se le dirigieron las sumas necesarias para la conclusión de la promoción", según recoge la sentencia.

A juicio de los demandantes, la entidad de José Luis Méndez "revelaba con ello que su verdadero y oculto propósito al suscribir el acuerdo era el de evitar el fallido del crédito hipotecario de Superco para no tener que provisionarlo, de cara a la inminente fusión que en 2010 estaba negociando con Caixanova", dice la sentencia. 

Como consecuencia de éste y de otros incumplimientos del acuerdo de refinanciación, no fue posible concluir las obras del centro comercial de Aranjuez ni cumplir el plan de viabilidad: la compañía cayó de nuevo en situación de insolvencia, comunicada al juzgado a finales de 2012, con posterior declaración de concurso voluntario (2013) y apertura de la fase de liquidación a petición de sus accionistas.

Un daño de diez millones

Al no poder recuperar la inversión ni los préstamos participativos concedidos por los socios, debido a "la conducta incumplidora de Caixa Galicia", los socios de Superco llegaron a cifrar el daño causado en 10,7 millones de euros, de los que 4,6 millones eran créditos participativos de Eurogalaica y unos seis millones el valor neto contable de sus acciones en Superco.

La sala, finalmente, valoró que la causa de la quiebra de Superco no fue una, la del quebranto del centro de Aranjuez y el papel de Caixa Galicia, sino varias. Y se apoyó para llegar a esa conclusión en el propio informe de los administradores concursales.

En sus buenos tiempos, Superco llegó a ser la promotora de referencia en Galicia a la hora de levantar y gestionar centros comerciales. Los de Cuatro Caminos y el Puerto de Ocio (A Coruña), Pontevella (Ourense), Camelias (Vigo) y Pontiñas (Lalín), entre otros, llevaron su firma en sus comienzos. Hoy está convertida en cenizas empresariales. José Luis Méndez y sus estrategias desesperadas ante la fusión para nada fueron ajenos, según los dos conocidos empresarios coruñeses.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad