Google, sobre la nueva tasa: No sabe, no contesta

stop

Los grandes agregadores prefieren guardar silencio a la espera de que la nueva reforma se apruebe

21 de febrero de 2014 (19:46 CET)

¿Qué tienen que decir los grandes agregadores sobre la nueva tasa Google? De momento, sólo se escucha silencio al otro lado del teléfono. Están todavía estudiando el primer texto de la nueva normativa sobre propiedad intelectual para posicionarse y valorarla. Es todavía pronto, aseguran.

“No vamos a hacer ninguna valoración de la ley hasta que no está aprobada. Lo único que podemos decir por el momento es que hay una confusión ya que, a diferencia de otros servicios, Yahoo Noticias no es un agregador, sino que es un servicio que ofrece contenidos licenciados”, así se defiende una de las grandes compañías que está en el foco mediático estos días tras el anuncio del pago de una compensación a los medios españoles por agregar sus noticias.

Google estudia la normativa para poder valorarla


Y si Yahoo al menos se defiende, Google ni tan siquiera eso. El gigante tecnológico que fundaron Larry Page y Sergey Brin en 1998 asegura que está todavía evaluando el texto que se anunció en el Consejo de Ministros del pasado 14 de febrero y que, por consiguiente, todavía no están en disposición de hacer valoraciones al respecto. Pero si Google y Yahoo todavía quieren esperar a que tome forma la nueva reforma, otros agregadores como Menéame sí que han dado su opinión en este sentido.

Menéame advierte del coste económico de la tasa


En una entrevista concedida a El Mundo, el fundador de esta plataforma, Ricardo Galli, aseguraba que la propuesta del Ministerio de Cultura, Educación y Deporte que lidera José Ignacio Wert perjudica económicamente más a los medios que a Menéame. Los argumentos de Galli se basan en que los medios enlazados a Menéame ganan más dinero directamente por la visita que lo que gana el propio Menéame. “Recibimos de media por la publicidad 22 céntimos de euro por cada 1.000 impresiones por página. Los medios ingresan mucho más, algunos cuatro euros y otros hasta 10 euros. Cada medio está ingresando 10 veces más que nosotros”, asegura.

Lamenta, por otro lado, que a todos los agregadores se les meta en el mismo saco y subraya que es incomparable el volumen de negocio de Google News al de Menéame. Con todo, la nueva reforma afecta y mucho a los agregadores. “Nos pondrá en una situación incómoda y tenemos varias alternativas. Una de ellas es prohibir enlazar a todos los medios españoles, pero eso afectará a Menéame. O quizá habrá que pensar en cambiarse de país. Pero surgen otros problemas como la transferencia de datos fuera de España. Quizás hasta tengamos que cerrar”, sentencia Galli.

Adigital, en contra de la reforma


Con todo, no son los agregadores los únicos críticos con la normativa que plantea el Ejecutivo. El director general de la Asociación Española de la Economía Digital, José Luis Zimmermann, tampoco ve con nuevos ojos la propuesta de Wert. “A falta de conocimiento sobre el texto final, estimamos que contiene diferentes elementos que general inseguridad jurídica y perjudica notablemente la innovación y el desarrollo de la Economía Digital en España”, matiza. Adigital se opone, en concreto, a que los editores no puedan renunciar a cobrar la compensación y denuncia que la normativa refuerza cierta discriminación de los medios digitales frente a los analógicos en copia privada.

En síntesis, esta nueva ley que todavía tiene que pasar por muchas fases hasta materializarse ya cuenta con detractores, aunque también defensores, y no está, como mínimo, exenta de polémica. ¿Qué ocurrirá al final? La paciencia es la madre de todas las ciencias y, de momento, sólo cabe esperar hasta conocer hacia dónde conducirá este primer paso que ha dado el Gobierno y que el tiempo diga si ha sido un error o un acierto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad