Alberto Lavandeira, consejero delegado de Atalaya Mining, comprueba el resultado de un sondeo realizado en una finca particular dentro del recinto de Touro

Golpe del Tribunal Supremo a la dueña de la mina de Touro

El Alto Tribunal tumba el recurso de Atalaya Mining y anula la autorización ambiental en su mina de Riotinto, aunque no paralizará la actividad

Atalaya Mining, dueña de la mina de Touro, se topa con el Tribunal Supremo en su otro proyecto minero en España. El Alto Tribunal ha inadmitido a trámite el recurso de la compañía y ha confirmado la anulación de la autorización de reinicio de los trabajos en la mina onubense de Riotinto.

El Supremo da de esta manera la razón a Ecologistas en Acción, que ya había logrado el respaldo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) con su demanda contra la Autorización Ambiental Unificada (AAU) que fue otorgada en el año 2014 a la firma chipriota Emed, la por aquel entonces titular de los derechos de explotación de este yacimiento minero. 

Falta de información previa

El TSJA recogía en su sentencia que durante el proceso de tramitación de la AAU se habrían vulnerado las obligaciones de información y los derechos de participación ciudadana al no llevar a información pública una serie de documentos presentados por la minera sobre el impacto ambiental de la explotación. Entre ellos, la documentación sobre suelos contaminados, la ampliación del estudio acústico, aclaración sobre escombreras activas y pasivas, la autorización de aprovechamientos forestales y el estudio específico de afecciones a la Red Natura 2000, considerados “imprescindibles” para la tramitación del expediente.

La decisión del Alto Tribunal no supondrá la paralización de la actividad en la mina de Riotinto. Fuentes de la empresa aclaran que se está trabajando en la convalidación de la AAU actual y esperan que esta cuestión "de carácter meramente formal" se subsane en los próximos meses. 

Una mina que 'dobla' a la de Touro

La situación de Atalaya Mining presenta similitudes con la de Reganosa, que se ha visto obligada a someter a información pública un estudio de impacto ambiental del que previamente se había declarado que quedaba eximida, sin que este proceso haya afectado a una actividad que se desarrolla con normalidad. 

El proyecto Riotinto es la principal fuente de ingresos de Atalaya Mining a la espera de completar todos los trámites para poner en marcha su actividad en la mina de Touro. La compañía cifra en 31.675 las toneladas de cobre extraídas del yacimiento onubense en los nueve primeros meses del año y su objetivo es ampliar esta cantidad hasta una horquilla de 55.000-58.000 toneladas en 2020. Estos volúmenes casi doblan a las 30.000 toneladas de cobre que prevé extraer cada año del complejo de Touro, para el que tiene prevista una inversión de 200 millones de euros y la creación de 1.000 puestos de trabajo (400 de ellos, directos).

La compañía cerró el primer semestre del año con 94,78 millones de euros de facturación y unos beneficios de 21 millones, ligeramente por debajo de los 24,49 millones cosechados en el mismo periodo del ejercicio anterior.  

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad