Vista aérea de la Ap-9 a su paso por el puente de Rande

Globalvía mueve ficha: compra a Abanca y se hace fuerte en la AP-9

Globalvía eleva al 40,4% su posición en Itínere en plena pugna con Corsair por la empresa, al adquirir paquetes de Abanca y Caixabank

 

Movimiento táctico en la propietaria de la Autopista del Atlántico. Globalvía ha elevado hasta el 40,4% su participación en Itínere al comprar el 0,3% del capital de este grupo de autopistas que hasta ahora estaba en manos de Abanca Seguros y Vidacaixa por un importe de 3,35 millones de euros, según informó el grupo. La compañía de concesiones que dirige Juan Béjar refuerza así ligeramente su posición en Itínere en medio de la 'batalla' judicial que tiene abierta desde hace un año con el fondo Corsair por el control de esta empresa, propietaria de la Autopista del Atlantico.

Globalvía y Corsair, titulares del 60% de Itínere, están actualmente pendientes de resoluciones judiciales sobre el contencioso que tienen abierto desde hace justo un año por hacerse con Itínere. En un comunicado, Globalvía indica que el aumento de su participación en Itínere "evidencia el compromiso" de sus accionistas (tres fondos de inversión extranjeros) con la empresa, a la que consideran una inversión de calidad". "El deseo de Globalvía es aportar valor mediante la gestión de los activos en los que participa", añade la compañía, que tiene 26 concesiones repartidas en ocho países.

Itínere vale 1.147 millones

En virtud de su nueva inversión en Itínere, Globalvía ha comprado 765.703 acciones de la firma a Vidacaixa y otros 588.760 títulos a Abanca Seguros, acciones que, en conjunto, representan un 0,2919% de la compañía de autopistas. El precio pagado por estos títulos arroja una valoración para el 100% de la compañía de 1.147 millones de euros y un precio por acción de 2,47 euros.

El grupo de concesiones dirigido por Juan Béjar 'mueve ficha' en Globalvía después de que en febrero Corsair materializara la pretendida compra del 15,5% que Sacyr tenía en Itínere y alcanzara así el 60% de su capital.

La guerra contenciosa

Los dos accionistas de Itínere están enfrentados desde que en julio de 2018 Globalvía alcanzara un acuerdo para hacerse con la participación del 55% de la empresa comprando las participaciones que entonces tenían Sacyr, Abanca y KutxaBank y, posteriormente, Corsair, como primer accionista de la compañía de autopistas con un 38% del capital, ejerciera su derecho a igualar la oferta, si bien sólo igualó la correspondiente a Sacyr y no las del resto de socios.

El conflicto desembocó en los tribunales. Mientras, Globalvía se hizo con un 40,1% de Itínere al cerrar en octubre la acordada compra de las participaciones de Abanca y Kutxabank, un 23,8% y un 16,3% respectivamente.

Guerra accionarial

De su lado, Corsair compró en febrero de este año la participación de Sacyr y alcanzó el 60% del capital. La operación fue posible, a pesar de estar pendiente de resolución judicial, porque la materializó otro de los fondos que gestiona Corsair y no Gatway, el afectado por el contencioso.

Itínere, que recientemente nombró presidente no ejecutivo a Juan María Nin, es el segundo operador de autopistas del país. La firma explota vías de pago en el noroeste del país que suman unos 500 kilómetros de longitud, después de que el pasado año concluyera el contrato de concesión de la AP-1, que se convirtió en la primera en volver al Estado. La AP-9 es el gran pulmón de ingresos de Itínere.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad