Francisco García Paramés

García Paramés redobla su apuesta por la minera de Touro

Cobas, la gestora de fondos del inversor ferrolano, eleva por encima del 5% su participación en Atalaya Mining

Francisco García Paramés suma y sigue en su apuesta por la dueña de mina de Touro. El inversor ferrolano, bautizado como el Warren Buffett español por la prensa económica anglosajona, se hace fuerte en el capital de Atalaya Mining y se convierte en su quinto máximo accionista.

La compañía acaba de remitir al regulador de la bolsa de Londres que Cobas Asset Management, la gestora de fondos lanzada hace tres años por García Paramés, ya cuenta con 6,958 millones de acciones, controlando así el 5,07% del capital de la dueña de la mina de Touro.

Supera los 15 millones de euros

De esta forma, Cobas redobla su apuesta por Atalaya Mining, que tiene al gallego Alberto Lavandeira como consejero delegado, y eleva su participación desde el 3,2% con el que contaba anteriormente. Este movimiento eleva hasta los 15,75 millones de euros el valor de la participación de Paramés en una compañía que capitaliza unos 310 millones.

Paramés mueve ficha en Atalaya Mining haciendo gala de su condición de inversor value (aquellos que prefieren entrar en compañías infravaloradas en el mercado y con un negocio estable más que en firmas con fuertes previsiones de crecimiento) y aprovechando las recientes caídas de Atalaya Mining. Y es que la compañía llegó a cotizar por encima de las 2,4 libras a comienzos de año, mientras que este viernes cerró la sesión bursátil en el nivel de las 1,94 libras, casi un 20% por debajo.

Su sentencia sobre Riotinto

La nueva compra de acciones de Atalaya Mining que realiza García Paramés a través de sus fondos se produce semanas después de que la minera sufriese un contratiempo en el otro proyecto que desarrolla a la espera de poner en marcha el yacimiento de Touro.

El Tribunal Supremo inadmitio reciente el recurso presentado por la compañía contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra la Autorización Ambiental Unificada (AAU) de su mina de Riotinto (Huelva). Esta fue otorgada en el año 2014 a la firma chipriota Emed, por aquel entonces titular de los derechos sobre la mina, pero ahora el Alto Tribunal da marcha atrás al entender que se habrían vulnerado las obligaciones de información y los derechos de participación ciudadana en el proyecto. 

Este varapalo judicial no supone, sin embargo, la paralización de la actividad en la mina de Riotinto. Desde la empresa esperan resolver en los próximos meses la convalidación de la AAU actual.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad