García Costas ficha para Barreras a su antiguo 'enemigo'

stop

El que fuera asesor de los acreedores del astillero durante el concurso se incorpora a los servicios jurídicos como abogado externo

José García Costas, presidente de Barreras

en Vigo, 01 de julio de 2015 (01:06 CET)

El astillero Hijos de J. Barreras ha fichado al antiguo asesor de un grupo de acreedores que representaba en torno al 40% de la masa pasiva en el proceso y posterior convenio concursal que la compañía de construcción naval atravesó y cumplió, respectivamente, entre 2011 y 2014. La cúpula de la empresa hispano-mexicana (o mexpañola), copropiedad en un 51% de la petrolera Pemex, ha decidido hacer efectiva la aplicación de la Ley sobre designación de letrados asesores, vigente desde el año 1975, manteniendo así la separación de los cargos de letrado asesor y de secretario del consejo de administración, combinación que en algunos casos concretos sí puede darse.

El nombramiento de letrado externo ha recaído en el abogado Carlos Pérez-Bouzada. Este representó los intereses de un poderoso núcleo de empresas que sumaban alrededor del 40% de la deuda que el astillero acumuló con sus proveedores. El convenio del astillero, iniciado en 2011 y concluido por auto judicial en diciembre del año pasado, perdonó en torno a 60 millones de euros de los 75 que el astillero amasó en adeudos. La masa pasiva condonada representa en torno al 80% del total. Es preciso señalar que la ley concursal vigente se inclina por permitir quitas superiores al 50% y esperas de más de 5 años, cuando la empresa concursada se encuentra en un sector especialmente sensible para la economía, como era el caso del astillero.

Despachos de abogados

El nuevo letrado asesor de Hijos de J. Barreras es especialista en derecho mercantil, marítimo y, sobre todo, concursal. Este jurista vigués, de 50 años, sustituyó recientemente en el cargo al también abogado Santiago González, que desempeñaba ese puesto de letrado en el consejo de administración de Barreras desde hacía más de dos años. Se da la circunstancia de que ambos profesionales compartieron despacho hasta hace un año y medio, aproximadamente, cuando años atrás Pérez-Bouzada aún era socio de la firma Vindex. Tras marcharse de esta, fundó su propio despacho y ahora ejerce como socio-director del despacho Berbés Abogados.

El consejo de Barreras, que preside José García Costas, nombró al nuevo asesor menos de dos meses después de que fuese declarada por auto judicial la conclusión del convenio del astillero, declaración oficial que hace el juzgado de lo Mercantil correspondiente al procedimiento asignado cuando la firma concursada ha cumplido íntegramente el convenio que suscribió con sus acreedores. La entrada de Bouzada supuso la salida automática del anterior abogado externo, según consta en el Borme, manteniendo en su puesto al secretario del consejo -dos cargos que han trabajado separadamente- y que en la actualidad recae en la figura del director financiero del astillero.

Requisitos

En su brevísimo articulado de tres preceptos, la citada Ley sobre designación de letrados asesores del órgano de administración de determinadas sociedades mercantiles, establece la contratación obligatoria de un profesional externalizado en los casos en que la firma disponga de un capital social superior a 300.000 euros, una cifra de negocio superior a los 600.000 euros y una plantilla de más de 50 empleados. En H.J. Barreras concurren los tres requisitos.

El artículo primero de la ley matiza que si el secretario o cualquiera de los miembros del órgano de dirección o de administración es letrado en ejercicio, ambos cargos -secretario y letrado- pueden ser desarrollados por la misma persona. No es el caso del astillero, en tanto que el puesto de secretario lo ocupa el economista y auditor Juan Manuel González Crespán, que es director financiero de la firma naval. También fue en el pasado auditor de Baliño, SA, una de las empresas de García Costas. Antes que él, fue secretario del consejo Julio Pedrosa Vicente, presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo hasta 2005, desde la que se incorporó al órgano de administración del astillero.

Colaborador

El nuevo letrado de Barreras fue calificado por un miembro de la antigua administración concursal de H.J. Barreras consultado por este medio, como "valioso y colaborador". Bouzada también impugnó en su momento la calificación final de concurso fortuito, instando su modificación a culpable, solicitud que finalmente no fue estimada en el proceso concursal. El letrado también asesoró a la naviera F. Tapias cuando esta compañía, acreedora de Barreras, reclamó la devolución de un anticipo dinerario dado al astillero para construir un buque y cuyas tareas iniciales coincidieron con el proceso concursal. La apelación judicial del incidente, basada en que eran créditos contra la masa (de más rápida liquidación y cobro) y no ordinarios, como así consideró la administración concursal, no fue aceptada por la Audiencia de Pontevedra.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad