Galicia quiere copiar el modelo aeroportuario de Oporto

stop

La Xunta reconoce que estudia “en profundidad” el aeropuerto portugués para encontrar la razón de su éxito

Mostradores de facturación en Lavacolla

12 de enero de 2013 (19:44 CET)

Los tres aeropuertos gallegos perdieron pasajeros en 2012. Lavacolla, en Santiago de Compostela, registró un 10,9% menos, quedándose en 2.194.611 viajeros, una cifra similar a la del año 2010, pero inferior en 270.000 pasajeros al volumen alcanzado el año pasado. Los descensos se repitieron en el aeropuerto de Peinador (Vigo) y Alvedro (A Coruña), que perdieron un 16,5% y un 15,1% de pasajeros respectivamente.

Los datos contrastan con los del principal competidor de las terminales gallegas. El aeropuerto de Sá Carneiro, en Oporto, superó en 2012 los seis millones de pasajeros, creciendo un 0,8% más en relación al año anterior.

Así las cosas, la Xunta ha reconocido que se ha puesto manos a la obra para estudiar a fondo las claves del éxito del aeropuerto portugués. El conselleiro de Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, anunció este sábado que el Gobierno gallego realizará un “profundo análisis” para conocer “la razón” de la evolución positiva de Sá Carneiro. “Aunque es cierto que la Xunta no tiene las competencias, también es cierto que hemos realizado actuaciones que van en la dirección correcta, como la promoción de destinos en Vigo y en A Coruña”, aseguró Hernández.

Más coordinación

El conselleiro ha culpado a la situación económica del descenso en el número de pasajeros que pasaron por los aeropuertos gallegos en 2012, aunque advierte que, "probablemente, no se está produciendo una gestión conjunta de las terminales de Galicia como la Xunta lleva defendiendo desde su primer día de gobierno". En este sentido, señaló que "la coordinación" es la "única vía" para pugnar "con el único competidor de los aeropuertos gallegos, el de Oporto".

La demanda de Hernández no es nueva. Desde los distintos sectores políticos se ha abordado la necesidad de racionalizar el sistema aeroportuario gallego, repleto de numerosos desencuentros. El último, el anuncio de que la compañía EasyJet contará con un vuelo desde Lavacolla a Londres a partir del próximo verano. En Alvedro no sentó nada bien la noticia, ya que el aeropuerto de A Coruña era el único que ofertaba una conexión con la capital inglesa en Galicia, obteniendo muy buenos resultados en cuanto a pasajeros.

Ryanair

Las subvenciones a las operaciones de Ryanair desde Lavacolla también provocaron un cruce de declaraciones entre los aeropuertos gallegos. El alcalde de Vigo, Abel Caballero, llegó a pedir hace unos meses que retirasen las ayudas a la compañía debido a los problemas que estaba teniendo en sus vuelos.

Este año, tanto desde Alvedro como desde Peinador han denunciado a Ryanair por competencia desleal. El motivo es que casi todos los vuelos que operan estos aeropuertos también los ha asumido Ryanair desde Lavacolla, con la diferencia de que la compañía irlandesa cuenta con subvenciones de la Xunta.

Uno de los detonantes de la disputa fue el vuelo a Sevilla desde Santiago que puso en marcha Ryanair. “No entendemos como se puede fletar un vuelo a Sevilla cuando Alvedro estaba funcionando muy bien con los embarques al 80% -- aseguró el presidente del comité de empresa del aeropuerto, Justo Pérez --. Alvedro sigue teniendo una gran posición y debe ser estratégico si lo que se busca empresarialmente es el despegue del Puerto Exterior de A Coruña", aseveró.

Racionalizar el sistema aeroportuario

La disputa entre aeropuertos provocó también que el sector hostelero gallego entrara en escena. La Asociación de Hostelería de Santiago fue la que habló más claro, pidiendo a los aeropuertos gallegos que racionalizasen su funcionamiento y dejasen a un lado la competencia entre ellos. Hostelería Santiago defiende Lavacolla como terminal central vinculada al turismo, emplazando a Alvedro y Peinador a relacionar sus conexiones con el tejido industrial de A Coruña y Vigo.

Precisamente, los hosteleros de Santiago ponen como modelo a seguir al aeropuerto de Oporto, que sigue creciendo a pesar del contexto económico adverso, restando pasajeros a las terminales gallegas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad