Galicia impulsa la eclosión de las apuestas deportivas

stop

Empresas gallegas como Comar, Egasa y otros operadores menores lideran la puesta en marcha del nuevo negocio

Local de apuestas de Sportium

04 de febrero de 2013 (22:01 CET)

Galicia está a un paso de contar con máquinas de apuestas deportivas presenciales como ya poseen otras comunidades como País Vasco, Navarra, Valencia o Madrid. Según las previsiones del sector, las terminales estarán en la calle antes de que acabe el primer trimestre del año. Al contrario de lo que ha ocurrido en otras autonomías, el gran impulso de los gigantes gallegos del juego, Comar y Egasa, así como de otros operadores de menor tamaño, han hecho que el negocio de las apuestas deportivas en la comunidad esté liderado por empresarios autóctonos.

El próximo 23 de febrero es la fecha tope para que la Xunta conceda las autorizaciones de terminales a las seis operadores que optan a este nuevo negocio en Galicia. “Ahora mismo, solo dependemos de la Xunta, en cuanto dé el visto bueno las máquinas pueden estar listas al día siguiente”, explican a Economía Digital desde Comar. El grupo de José Collazo Mato se ha buscado un socio para operar en Galicia en el mercado de las apuestas deportivas: la madrileña Codere.

Egasa y Ageo

Además de Comar, otra grande del juego radicada en Galicia, Egasa, pondrá en el mercado máquinas de apuestas deportivas como ya lo ha hecho en otras comunidades. Según la normativa de la Xunta los nuevos terminales de juego estarán presentes en tiendas específicas, salones de juego y establecimientos hosteleros. La previsión es que casi 3.000 máquinas se pongan en funcionamiento este 2013 en toda la comunidad.

Empresarios del juego gallego con grupos más pequeños también optarán a su trozo del pastel. Grupos integrados en la Asociación Gallega de Empresas Operadoras (Ageo) también dispondrán de máquinas de apuestas deportivas en base a una alianza con Sportium, filial de la catalana Cirsa.

Los pequeños operadores también invierten

No son los únicos operadores de pequeño tamaño que han decidido invertir. Por el momento, otras dos firmas gallegas también optan al reparto de licencias de terminales asociadas con la compañía vasca Reta.

El director general de Reta, Xabier Rodríguez, destaca el impulso que los operadores gallegos han dado a las apuestas deportivas. “Nosotros contamos con socios gallegos y, de hecho, operamos en Galicia mediante una sociedad con sede en Ourense”, explica. “Ahora mismo contamos con el apoyo de dos empresas del sector pero esperamos que esto se vaya incrementando ya que cada día recibimos más llamadas de operadores”, comenta.

Fuerte competencia

“El producto de Reta es muy bueno aunque somos muy conscientes de que vamos a una comunidad que cuenta con dos empresas propias muy importantes, como son Comar y Egasa”, añade Rodríguez.

Lo cierto es que la gran implantación de las máquinas B, o tragaperras, de Egasa y Comar en toda Galicia jugará a favor de ambos gigantes. “El reglamento establece que para instalar una máquina de apuestas deportivas en un local de hostelería es necesario llegar a acuerdo con el hostelero y el operador que suministra las máquinas B a ese local. En Galicia, la implantación de Egasa y Comar es muy grande por lo que juegan con mucha ventaja en este sentido”, indica.

El caso gallego contrasta, por ejemplo, con el de Valencia, donde cinco de cada seis casas de apuestas autorizadas son foráneas. Reta, Egasa, Sportium o Codere son algunas de las empresas que han decidido desembarcar en la Comunitat.

Dos millones de euros en impuestos


Unos y otros aseguran que el negocio de las apuestas deportivas también servirá para generar empleo. Desde Reta aseguran que ya han empezado a contratar personal. “Se necesitará gente para los nuevos establecimientos que se abran, o para las ampliaciones que se hagan en salones de juego”, convienen también en Comar.

El Gobierno gallego prevé recaudar dos millones de euros en impuestos el primer año de aplicación de la norma.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad