Galicia esquiva el ERE de Repsol

stop

El grueso del recorte de personal será en los servicios centrales de Madrid; en territorio gallego se impulsarán prejubilaciones en la refinería de A Coruña, pero se repondrán con nuevos empleos

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, en una imagen de archivo

en A Coruña, 08 de junio de 2016 (23:37 CET)

Repsol y los sindicatos STR, CCOO y UGT han cerrado este miércoles el acuerdo para ajustar la plantilla de la petrolera en los tres próximos años, un recorte que pasará prácticamente de puntillas por Galicia, y que sólo afectará unos cincuenta trabajadores de la refinería de A Coruña.

El secretario de organización estatal de STR, el sindicato de trabajadores de Repsol, José Antonio Martínez, señala que el grueso de los recortes se van a producir en 'Campus Madrid', los servicios centrales de la compañía, donde se podrán acoger al ERE las personas que en el último trimestre de 2018 tengan los 57 años cumplidos. La compañía fija el ajuste en un máximo de 870 trabajadores y José Antonio confía en que se cubran totalmente de forma voluntaria.

Sin embargo, matiza, en lo que Repsol denomina "periferia" –de la que formaría parte la refinería de A Coruña–, las condiciones no serán las mismas. Para empezar, "el ERE es de reposición. Se va un trabajador y automáticamente contratan a otra persona. No afecta a la plantilla", explica Martínez. La otra diferencia es la edad para acogerse al plan; mientras que en Madrid son los 57 años, aquí sólo podrán hacerlo los que en la fecha indicada tengan 59 años o más.

Con todos los derechos

Manuel Soutullo, delegado sindical de CCOO en la refinería, es uno de los afectados, que reconoce estar "encantado" con las condiciones. Y no es para menos. A finales de 2018, con los 59 años ya cumplidos, dejará la empresa, pero no por ello muchos de sus derechos.

Se llevará el 82% de su salario bruto hasta la edad de jubilación. Repsol le seguirá costeando el seguro médico privado y el plan de jubilación. Además, está previsto que firmen un convenio para que, al llegar a los 63 años, puedan elegir si desean capitalizar el importe de sus cotizaciones hasta los 65 o si prefieren que la compañía siga cotizando por ellos y seguir en activo. "Nos vamos con todos los derechos. Y encantados no, encantadísimos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad