Galicia acelera los contactos con Brasil para reactivar la economía exterior

stop

Las exportaciones al país sudamericano bajaron un 18,5% en los dos últimos años

Antonio Fontenla

25 de julio de 2012 (18:40 CET)

Brasil es un mercado “prioritario” para Galicia. Así lo recoge el 'Plan de Acción Exterior' de la Xunta, donde figura, junto a China, como “interlocutor privilegiado” en las relaciones económicas con la autonomía.

Sin embargo, las exportaciones destinadas al país sudamericano no han dejado de caer desde el año 2010, ejercicio en el que el valor de los productos exportados a Brasil superó los 263 millones de euros, según datos del Consejo de Cámaras de Comercio.

Las cifras de 2011 rebajaron el número hasta los 167 millones y el 2012 parece ir por el mismo camino. Según explica el director de la Cámara de Comercio de Brasil en Galicia, Antonio Vinyals, “la caída este año estará alrededor del 18,5% y se entiende dentro del descenso generalizado de las exportaciones en todo el país”.

Además del contexto económico desfavorable, “la falta de una estrategia adecuada para entrar en mercados exteriores ha podido ser la causa que más ha lastrado a las pymes gallegas”, apunta Vinyals.

Mercado “estratégico”

La Xunta pretende incentivar y desarrollar la relación comercial entre los dos territorios para darle la vuelta a estos números. Así lo reconoció el presidente Núñez Feijóo en su visita a la Asociación de Empresarios Gallegos de Río de Janeiro la pasada semana. “Estamos centrados en este país que, junto con México, representan los dos grandes mercados para Galicia en Latinoamérica”, dijo el presidente de la Xunta.

Coincide el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, que ve en Brasil un “mercado estratégico” para la proyección internacional de Galicia. “Podemos proporcionar opciones de colaboración a las empresas brasileñas que permitan mejorar las cifras de negocio bilateral en los próximos años”, concluye Fontenla.

Por qué Brasil


“Brasil es todavía un mercado emergente, con mucho peso en el sector primario y terciario y, por tanto, con muchas oportunidades de inversión de tipo industrial”, explica Vinyals.

A esto hay que añadir la proximidad del Mundial de fútbol de 2014 y de las Olimpiadas de 2016 que organizará el país "carioca". El Gobierno brasileño está desarrollando el segundo 'Plan de Aceleración Económica' que prevé fuertes inversiones en transporte, energía, turismo y construcción de cara a los eventos deportivos.

“No hay mercados imposibles, sólo estrategias inadecuadas --explica Vinyals--. El mercado brasileño presenta grandes oportunidades para las empresas gallegas y para cualquiera que quiera aprovecharlas”, concluye.

También lo ve así la Xunta, que cree que “la proximidad, lingüística, histórica y afectiva” lo convierten en uno de los ejes principales de su política económica en el exterior.

Calvo y Pescanova


En la otra cara de la moneda están algunas de las principales empresas gallegas que han engordado su cuenta de beneficios operando desde el propio país brasileño en los últimos años. Entre las más experimentadas están las conserveras Calvo y Pescanova, que recalaron en 2006 y 2008 en Santa Catarina y Pernambuco.

En esos años, las exportaciones de Galicia con destino a Brasil crecieron constantemente, de los 35 millones de euros en 2006 a los 112 millones en 2008.

Pescanova abrió su planta de acuicultura de tilapia con una capacidad de producción de más de 10.000 toneladas destinadas al mercado sudamericano. La experiencia de Calvo fue la más beneficiosa. La actividad de la conservera en Brasil supuso un 47% de los ingresos totales de la compañía en 2011. Calvo aumentó un 15% su volumen de negocio, 566 millones de euros el pasado curso. En la empresa aseguran que son los mejores resultados de su historia.

Nuevas incorporaciones


También ha abierto filial en el emergente mercado brasileño Estrella Galicia, que comercializará 8 millones de litros de cerveza de la modalidad premium. El grupo Más Costas compró dos establecimientos hoteleros en el noroeste del país durante el 2011. En la empresa han asegurado que las inversiones en el país brasileño continuarán.

Junto a estas experiencias, destaca la apuesta de la Asociación de Industrias Auxilares del Metal (ASIME) con la constitución de Asime Business Center do Brasil, una sociedad de responsabilidad limitada cien por cien brasileña, formada por veinticinco empresas gallegas del metal y con sede en Rio de Janeiro.

Y en el sector de la construcción, el Grupo Copasa, junto con la empresa Prosenga, están llevando a cabo los proyectos Salvador Prime --cuatro torres de 30 alturas para oficinas, hotel y apartamentos--, Villa Privilege --cinco torres de 33 alturas con zonas deportivas y de ocio-- y Syene Corporate --un edificio sostenible de 32 para para oficinas y locales comerciales--.

El papel de Galicia

Durante el 2011, Brasil supuso el 1% de las exportaciones de bienes y servicios y un 0,6% de las compras de Galicia. El volumen total de negocios entre ambos territorio superó los 250 millones de euros y el creciente interés de empresarios y administración hace pensar en un repunte en los próximos años.

"Buena prueba del interés que despierta es que la CEG ha instalado en su capital económica, Sao Paulo, una de las oficinas más activas de la Red de Plataformas Empresariales en el Exterior", explica Antonio Fontenla.

El presidente de la Confederación de Empresarios destaca además los sectores de la construcción naval, energías renovables, productos agroalimentarios y TIC como los retos más inmediatos.

El director de la Cámara de Comercio de Brasil en Galicia, por su parte, insta a los empresarios gallegas a "prepararse" para aprovechar las oportunidades de negocio en el país. "Dentro de los mercados emergentes, Brasil, por su dimensión, potencial, oportunidad y, especialmente, por su seguridad y estabilidad jurídicas, es un mercado en el que no se debe dejar de estar", concluye.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad