Roberto Tojeiro, presidente de Gadisa, y Joaquín González, director general de Vegalsa

Gadis, Eroski, Calvo… ¿Qué empresas suben sueldos con el Covid-19?

El aumento de ventas y producción hacen que las grandes compañías de distribución alimentaria y las conserveras incrementen los pluses de su plantilla

Una isla en medio de la crisis del Covid-19. Compañías de distribución alimentaria y conserveras se han convertido en unas de las pocas empresas gallegas capaces de aumentar el sueldo de sus plantillas en los tiempos del coronavirus.

Este jueves, y según los datos facilitados por la Consellería de Economía de la Xunta, Galicia sumaba ya casi 30.000 firmas con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en marcha a causa del cese de actividad obligado por el estado de alarma. No obstante, las empresas consideradas como esenciales continúan operando de forma presencial. El aumento de producción, así como el hecho de que sus trabajadores se han convertido en uno de los colectivos con mayor riesgo de contagio al estar más expuestos, ha hecho que distintos grupos gallegos decidiesen aumentar sus sueldos. Según ha podido saber este medio, Gadisa, Vegalsa-Eroski y la conservera Calvo ya han comenzado a aplicar pluses en la nómina de marzo de sus asalariados. 

Gadisa, 350 euros más

La cantidad es desigual. Gadisa, el grupo de distribución presidido por Roberto Tojeiro y cuya sede está radicada en Betanzos, informó el pasado miércoles a su plantilla que en el salario correspondiente al mes de marzo todos los trabajadores de tiendas, almacenes y transportes percibirán un plus de 350 euros brutos en función de las horas trabajadas. “Más allá del incremento económico que pueda suponer, para los trabajadores se trata de un reconocimiento al esfuerzo que están haciendo”, explica Lucía Trenor, responsable de Servicios en el sindicato Comisiones Obreras (CCOO). A cierre del ejercicio 2018, el último del que hay datos presentados, Gadisa tenía una plantilla que rondaba los 7.500 profesionales.

También Vegalsa-Eroski aplica ya este incremento. Según confirman fuentes de la compañía distribuidora, en su caso con más de 6.000 personas en plantilla, esta tiene en marcha un plan de incentivos variables en función tanto del desempeño como de la productividad, que en estos momentos está disparada, debido al incremento de la demanda.

Según indican fuentes sindicales, el tercer grupo de distribución alimentaria de Galicia, Froiz, también habría anunciado su disposición a dar algún tipo de compensación a su plantilla ante el esfuerzo está suponiendo la crisis del coronavirus, si bien este aún no se habría concretado.

Calvo, 300 euros mientras dure la cuarentena

El sector de las conservas tampoco ha bajado la verja con la crisis del coronavirus. Al contrario, las ventas de los alimentos enlatados se han disparado. En Galicia, el grupo Calvo no solo ha aumentado el sueldo de su plantilla, sino que ha contratado a 50 nuevos trabajadores para reforzar la producción durante el fin de semana. La semana pasada, la compañía de Mané Calvo anunciaba su intención de abonar una prima especial a todos los colaboradores de la planta industrial de Carballo por su compromiso en estas circunstancias tan complejas.

A día de hoy, los trabajadores de la planta de Carballo, algo más de 550, ya han cobrado ese primer pellizco. Su sueldo se ha visto incrementado en 300 euros netos, según confirma la propia compañía a este medio. Una cantidad, aseguran, que los empleados seguirán percibiendo mientras dure el estado de alarma.

Pluses de un 15% del salario

Francisco Vilar, responsable de la Federación Agroalimentaria de CCOO, indica que la decisión de Calvo no ha sido única en la industria conservera. "La mayoría de las empresas del sector están aprobando pluses o incentivos a su plantilla que pueden llevar al 15 o al 20% del sueldo", explica. No obstante, para los sindicatos, lo fundamental y prioritario es que se extremen y cumplan las medidas sanitarias para evitar contagios. 

"En ocasiones hablamos de medidas más propagandísticas que reales. Si a una trabajadora de una conservera que cobra 1.000 euros, le das un plus del 15%, estamos hablando de 150 euros que repartidos entre todos los días que está trabajando en esta situación no es una gran subida", reflexiona. Para Vilar, ademas de unos incrementos salariales proporcionales al aumento de las ganancias de las compañías, es fundamental que estas garanticen unas medidas para evitar la propagación del virus. La aportación de EPIs, así como la adecuada separación de los empleados, teniendo especial cuidado, por ejemplo, si existen transportes colectivos, son algunos de los ejemplos enumerados. 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad