stop

El lento crecimiento de los paquetes 'Fusión', unidos al altísimo coste de los derechos del fútbol, lastran las cuentas del negocio de Telefónica en España

Pablo Jiménez

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante el último Mobile World Congress (MWC), en Barcelona. EFE/Toni Albir

Barcelona, 17 de mayo de 2017 (14:00 CET)

Después de un culebrón de meses, Telefónica accedió en el arranque de 2016 a pagar 2.400 millones de euros por el gran caramelo de la televisión en España. Este es el importe que recibió Mediapro a cambio de los derechos de emisión de la Liga y la Champions League. Una apuesta arriesgada y que, al menos por el momento, se ha mostrado difícilmente rentable.

Las cuentas del primer trimestre, presentadas hace unos días, mostraron las actuales debilidades del negocio en España de Telefónica. La filial registró una caída en la facturación de más de dos puntos y medio (3.066 millones, -2,6%) respecto al mismo periodo del año pasado. Lo mismo ocurrió con el beneficio antes de amortizaciones (oibda), que se quedó en 1.219 millones, un 2,4% menos que en los tres primeros meses de 2016. 

Las grietas de la estrategia del grupo que dirige José María Álvarez-Pallete tienen mucho que ver con la apuesta decidida, similar al de otras grandes operadoras, por los paquetes convergentes, aquellos que incluyen móvil, fijo, Internet y televisión. Ofertas combinadas, bajo la etiqueta de Movistar Fusión, en las que el fútbol sigue apareciendo como uno de los ganchos principales.

En el primer trimestre del curso los ingresos por Fusión crecieron (+9,4%) a un ritmo menor que en los últimos trimestres. A pesar del empuje de nuevas altas, éstas no llegan al ritmo que desearía la compañía. Y sobre todo no compensan la caída de otros negocios tradicionales, como el de telefonía fija. Todo ello se traduce en unos menores ingresos por servicio (2.985 millones, -1,5%), lo que unido a la caída de las ventas de terminales móviles (82 millones, -29%) lastra irremediablemente la facturación de la teleco en España.

Telefónica: el lento crecimiento de las altas en el paquete 'Fusión' no compensa la caída en otros negocios tradicionales del grupo

La difícil digestión del fútbol

Con todo, los quebraderos de cabeza de Telefónica no se quedan ahí. En la otra columna de la cuenta de resultados, la de gastos, el equipo de Pallete también encuentra motivos de preocupación. Entre enero y marzo, los gastos operativos crecieron un 3,3% (2.003 millones) en términos interanuales. Tal y como reflejan las cuentas del grupo esto se debe a un crecimiento de las provisiones (816 millones, +2,3%), donde se incluyen el pago de los derechos del fútbol abonados a Mediapro. 

En concreto, el gasto neto en contenidos, sub-apartado en el que se incluyen los costes del acuerdo firmado hace ahora un año con la empresa que dirige Jaume Roures, se disparan: +46% respecto al trimestre anterior y un 21% más en relación a los tres primeros meses de 2016. Fue en este periodo, en el arranque del pasado ejercicio, cuando se empezaron a abonar los famosos derechos del fútbol.

La duda está en saber cómo Telefónica está tratando de digerir esta pesada comida. A preguntas de Economía Digital, la teleco se ha negado a revelar de qué manera y en qué plazos se está abonando el dinero pactado por la Liga y la Champions League. A pesar de la ausencia de números claros, la evolución del negocio en España deja en evidencia que la digestión está siendo de todo menos fácil. 

Hemeroteca

Telefónica
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad