Vista exterior de la planta de Frinsa en Ribeira

Frinsa cree "imposible" que el atún se contaminara en su planta

"Si el lote está bien, la lata está bien", dice la conservera gallega para defender que el atún contaminado salió en buenas condiciones de la fábrica

Frinsa se defiende ante la alerta sanitaria por la intoxicación de cuatro personas por botulismo tras consumir una lata de atún en girasol de DIA elaborado por la conservera gallega.

La firma con sede en Ribeira asegura que “tras analizar lo ocurrido, este hecho se limita a una única lata, de un único lote, que previamente a su análisis se abrió y manipuló. Los análisis del resto del lote han resultado satisfactorios y así lo ha acreditado la Xunta de Galicia”. La compañía considera "imposible" que la contaminación afectara a una sola lata, por lo que descarta que la presencia de la toxina en el producto se deba a sus procesos productivos. "Es imposible que una lata tenga botulismo y la de al lado no, porque el pescado es el mismo", dicen fuentes de la empresa. "Si el lote está bien, la lata está bien", insisten.

Colaboración con las autoridades

La compañía llama a la calma y recalca que el resto del lote de más de 3.400 conservas se encuentra en estado “óptimo” para consumo. Además, asegura que sus productos cuentan “con las máximas garantías, más allá de las exigidas legalmente” y reivindica su absoluta colaboración entre la empresa y las autoridades sanitarias desde que se ha tenido conocimiento de este caso.

Entre las firmas con las que ha cooperado desde el estallido del caso está la propia Consellería de Sanidade, que realizó dos inspecciones (una el 13 de agosto, el día posterior a que se conociese el caso, y otro este viernes) sin detectar ningún tipo de anomalía en sus instalaciones.

Apuntan a una contaminación posterior

Frinsa remarca que "esta toxina generada por la bacteria que produce el botulismo es muy raro que se dé en pescado en conserva, es mucho más probable en verduras, hortalizas o en salmueras de pescado en conserva". Por ello apuntan a  que "se pudo contaminar después debido a que se dejó abierta o se mezcló con lo que sea". "Si usted lo mezcla en una ensaladilla y luego lo devuelve a la lata ya está contaminado por lo que fuera", agregan en la empresa.

 

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad