Frinsa, el rey gallego de la marca blanca, crea una red de empresas en el exterior

stop

La compañía de Ramiro Carregal, tercera conservera gallega, abre filiales en Francia, Alemania, Italia, Singapur y Reino Unido, donde desembarcó solo unos meses antes del 'brexit'

R. Rodríguez

El empresario Ramiro Carregal (c), entrega al doctor Carlos López Otín (d) el tercer Premio Internacional de Investigación Oncológica, "Ramiro Carregal"
El empresario Ramiro Carregal (c), entrega al doctor Carlos López Otín (d) el tercer Premio Internacional de Investigación Oncológica, "Ramiro Carregal"

en A Coruña, 28 de junio de 2016 (05:08 CET)

El incombustible Ramiro Carregal suma un nuevo hito en la historia de la tercera conservera gallega, Frinsa, que ha reforzado su apuesta internacional con la creación de una red de filiales en el extranjero.

La compañía con sede en Riveira interiorizó durante la crisis la necesidad de contener gastos, intensificar la labor comercial y modernizar el proceso productivo para salir airosa de la recesión.

Entre las armas contra la crisis estaba también la búsqueda de nuevos clientes en mercados internacionales, para lo que la conservera contará ahora con una nueva estructura comercial en el exterior.

Red comercial herida por el 'brexit'

Invirtió en la tarea 128.000 euros y constituyó cinco nuevas empresas sin ser nada original en los nombres. Frinsa France, con sede en París; Frinsa Deutschland, con sede en Düsseldorf; Frinsa Italia, con sede en Reggio Emilia (entre Parma y Modena), Frinsa Singapore y la londinense Frinsa UK. 

Todas se dedican a las tareas comerciales para los productos de la conservera gallega, la mayor después de Calvo y Jealsa-Rianxeira. La familia Carregal constituyó sus filiales en los últimos meses de 2015, es decir, desembarcó en el Reino Unido, en Londres, solo unos meses antes del brexit

Empresa internacionalizada

Apenas tuvieron actividad durante el ejercicio pasado al constituirse a útima hora. Aún así, todas las europeas arrojaron un resultado de explotación positivo. La sociedad de Singapur cerró con pérdidas de 154.000 euros.

Navegar en aguas extranjeras no es nada desconocido para Frinsa, que tiene en la exportación la mitad de su cifra de negocio. En 2015 facturó 177 millones en el extranjero, fundamentalmente en los países comunitarios, mientras que las ventas en España y Portugal ascendieron a los 220 millones.

La familia Carregal 'se forra'

Frinsa facturó 411 millones en el pasado ejercicio y mantuvo una plantilla cercana a los 1.300 trabajadores. La capacidad para generar empleo ha convertido a Ramiro Carregal en uns institución en Riveira. Las instalaciones de Frinsa están en la calle que lleva su nombre. El empresario ha recibido premios y homenajes de todo tipo, e incluso organiza eventos deportivos.

Pero también es conocido en Galicia por la buena marcha de la compañía, que ha permitido a la familia embolsarse suculentos dividendos. Los beneficios de Frinsa alcanzaron los 23,9 millones, un descenso del 12% respecto al año anterior. 

Los dueños se reparten 12 millones en dividendos, que se quedan integramente la familia Carregal. Ramiro Carregal cuenta ya 89 años y la sucesión está asegurada en su hijo Jorge Carregal Varela. Entre los dos controlan todo el capital de Frinsa, un 64% en manos del fundador y un 36% en las de su hijo.

[Lea Los dueños de Jealsa, Subel, Calvo, Frinsa, Anjoca y Povisa... Así es la 'Generación Amancio Ortega]

Durante los últimos tres ejercicios se han embolsado 12 millones cada año a cuenta de los dividendos de Frinsa, que navegó a contracorriente y logró batir cursto tras curso sus propios récords de ingresos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad