Frinsa contiene su beneficio por la presión de las grandes superficies

stop

La familia de Ramiro Carregal, rey gallego de la marca blanca, se reparte 12 millones de euros de dividendos que generó en 2015 la tercera conservera gallega

Ramiro Carregal, dueño de la conservera Frinsa | EFE

en A Coruña, 16 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Los peores y más recientes años de la crisis fueron los mejores para el rey gallego de la marca blanca. Frinsa, pilotada por el incombustible Ramiro Carregal, presentó beneficios récord en los dos últimos años, que se contuvieron en el 2015. Sin embargo, el ejercicio sirvió para reducir sensiblemente su deuda a largo plazo (de 15,9 millones a 2,1 millones de euros en un año), lo que no le impidió mantener el dividendo.  

Frinsa del Noroeste, la cabecera del grupo con sede en Ribeira, obtuvo en 2015 unos beneficios netos de 23,9 millones de euros (27,2 millones de euros en 2014), que supusieron una leve reducción respecto a los del año anterior, con una caída del 12%. Los administradores de la compañía señalan que "aún así se puede calificar el año como muy positivo, especialmente teniendo en cuenta la época de crisis, ya de incipiente recuperación, en la que estamos".  

La marca blanca

Esta bajada en el resultado se explica, a su juicio, "por una presión a la baja de los precios de venta en mayor medida que los costes de la materia prima". La política comercial de las grandes superficies se esconde tras esta explicación.  

Frinsa tiene varios clientes que de forma individual suponen más del 10% de su cifra de ingresos, sin que ninguno de ellos supere el 20% de la facturación. Ahí reside el mercado de la marca blanca en el que está especializada la compañía.  

Mejoran las ventas

Frinsa elevó sus ventas el año pasado, hasta los 411 millones de euros (404 millones el año anterior) y reeditó su vocación por el mercado español: del total de facturación, unos 220 millones se generaron en España, mientras que otros 148 millones procedieron del mercado europeo.  

La compañía dirigida por Ramiro Carregal ha aumentado su fondos propios un 19% y el patrimonio neto en un 18% durante el año pasado. "Generamos una tesorería muy elevada en las actividades de explotación y financiación que se ha destinado a inversiones, a reducir otra deuda, a aumentar el capital circulante y solo al final a repartir dividendos". En concreto, han sido 12 millones de euros los que se reparten los Carregal en concepto de dividendo, exactamente el mismo importe que había asignado a esta partida un año antes.  

Difícil reto

"Somos conscientes de que va a ser muy difícil mantener los beneficios de 2016 en los niveles alcanzados, pero incluso un nivel de beneficio inferior nos permitiría ver el futuro con tranquilidad", explican los gestores de Frinsa. Durante el año pasado la compañía, que participa en el capital de la conservera canguesa Lago Paganini, constituyó diversas filiales en Francia, Alemania, Singapur y Reino Unido.  

Frinsa, con estos resultados, se consolida como tercera conservera gallega, por detrás de Calvo y de Jealsa. Las tres compañías tienen sus sedes en la provincia de A Coruña.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad