Francisco González, niño de la posguerra y la emigración, hizo dos veces las maletas a Argentina. Hace diez años que no pisa Chantada, donde nació
stop

Envuelto en el escándalo de las escuchas ordenadas por BBVA bajo su presidencia, hace más de diez años que Francisco González no pisa Chantada, donde nació

X.R.M.

Francisco González, niño de la posguerra y la emigración, hizo dos veces las maletas a Argentina. Hace diez años que no pisa Chantada, donde nació

en A Coruña, 29 de enero de 2019 (04:55 CET)

Chantada, 1944. Las coordenadas vitales de Francisco González Rodríguez se pierden oficialmente en un año, el de su nacimiento, y en dicho municipio lucense, donde nació, que no pisa desde hace más de diez años. Sin rastro de su pasado en Galicia. Como si su niñez hubiera sido un suspiro y su juventud mero tránsito para lo que le esperaba en la vida . El expresidente del BBVA, ahora jubilado de oro pero envuelto en el escándalo de las escuchas ordenadas por la cúpula del banco al excomisario Villarejo, es un niño de la posguerra y de la emigración. Por dos veces tuvo que hacer las maletas con su familia.

Lolita, la argentina, y Paco, el argentino. Así todavía recuerdan en Chantada a los dos hijos de Mariano González, el patriarca de la familia, fallecido en 2005. Lo explica no sin cierta nostalgia la hermana del expresidente del BBVA, Dolores, que reside en Barcelona pero frecuenta su Chantada natal casi todos los veranos, muy al contrario que FG. La familia puso rumbo en 1948 a Buenos Aires, cuando Francisco González contaba con cuatro años. En aquellos tiempos, ambos hermanos veían como su padre se incorporaba a trabajar para la cervecera Quilmes. Más adelante, Mariano González se independizaría de la multinacional adquiriendo unos terrenos, pero realizando trabajos para dicha compañía. Regresarían a Galicia en 1955. Primer retorno.

Vuelta a Chantada y estudios en A Coruña

De vuelta a Galicia, Francisco González y su familia se instalarían de nuevo en su municipio natal. Y en Chantada cursó los primeros estudios, para recalar después en A Coruña, en el prestigioso colegio Dequidt. Allí estuvo internado dos años el todavía imberbe FG, en uno de los más insignes colegios de la época, en su sede de las inmediaciones de la calle Juan Flórez.

La familia regresaría a Buenos Aires en otra etapa. Otros cuatro años en la diáspora, entre 1963 y 1967. Para entonces, Francisco González contaba con 19 años y ya comenzaba a aportar a la economía familiar. Fue trabajando en el propio ayuntamiento de Buenos Aires, señala Dolores sobre su reservado hermano. En esta etapa realizó sus primeros estudios de capacitación técnica, y adquiriría sus primeros conocimientos en informática en proyectos relacionados con la multinacional IBM. Su segundo retorno a España, en el 67, ya no llevó al joven Francisco a Chantada. Cuando regresa la familia, el que llegaría a ser presidente de Argentaria y del BBVA se queda en Madrid. Allí se incorporaría a la Complutense para cursar la licenciatura de Económicas y Empresariales.

Aprender informática en Buenos Aires

Sus conocimientos en informática adquiridos en Buenos Aires le permitirían más adelante incorporarse a Nixdorf como programador. Primeros pinitos profesionales en Madrid.  Después vendrían las oposiciones a corredor de comercio (fue el número uno de la promoción de 1980) y agente de cambio y bolsa. Adiós, pues, a Galicia para quien admite en público que entiende "muy bien" el gallego, "aunque no lo hablo", confesaría en una entrevista a El Semanal. Hoy en día, FG es un obsesionado de la tecnología, fruto de aquellos comienzos. 

El rastro de FG en Chantada se pierde en ese segundo retorno familiar. Los hermanos González tienen todavía el piso que heredaron de sus padres en una céntrica calle de la localidad, en las inmediaciones de la casa de la cultura, y cuentan con primos repartidos entre Chantada y Santiago. Poco más del periplo gallego de quien ahora es el banquero de Chantada, como en su día lo fue Mario Conde, cuando cayó Banesto, que se convirtió de la noche a la mañana en el banquero de Tui, donde había nacido.

La última vez que Francisco González se dejó ver por Chantada fue en 2007, como pregonero de la celebración del 25 aniversario de la Feria del Vino de Chantada. Ni se quedó a dormir ese día. Directo al Nou Camp, a realizar el saque de honor de un Barcelona-Real Madrid con motivo del acuerdo de patrocinio del BBVA con la Liga Nacional de Fútbol Profesional. Y hasta hoy, siempre lejos de Galicia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad