Francia aumenta su peso en Renault para defender los intereses del Estado

stop

COLTROL DEL 15% DE LA AUTOMOVILÍSTICA

El ministro de Economía francés, Emmanuel Macron (centro), en Paris

en Barcelona, 08 de abril de 2015 (10:08 CET)

Francia amplía su poder dentro de Renault. El Ministerio de Economía, encabezado por Emmanuel Macron, ha anunciado la adquisición de otro 4,73% del capital del grupo con el objetivo de proteger sus intereses. Su participación se eleva al 19,73% tras la operación; un montante que le permitirá imponer la denominada ley Florange en la automovilística.

La cúpula de Renault se ha opuesto a la aplicación de esta norma, aprobada en marzo de 2014. El fabricante quería eludir otorgar un voto doble en las juntas de accionistas a los inversores con más de dos años de antigüedad en el capital. El Estado podrá sacar adelante la modificación de los estatutos en la junta del próximo 30 de abril tras alcanzar casi el 15% de la propiedad de la compañía.

Pago de hasta 1.200 millones

El Ejecutivo liderado por Manuel Valls asegura que la ley Florange es una "forma eficaz de incitar a los inversores a conservar sus acciones y participar mejor en el desarrollo de la empresa". Asimismo, defiende que la compra de títulos se inscribe en la "nueva doctrina del Estado" de "tener una gestión activa de su cartera" accionarial.

La operación ha salido cara al bolsillo de los franceses. La compra de unos 14 millones de títulos de Renault implicará el desembolso de entre 814 y 1.232 millones de euros. El Ministerio indica que se trata de una adquisición "a precio limitado" y "protegido por una opción de venta a precio fijo" durante los próximos seis meses.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad