Fotoprix ultima su venta para salvarse de la quiebra

stop

La compañía ha pospuesto la junta de acreedores, que debía de haberse celebrado el pasado 11 de febrero, para cerrar la entrada de un inversor

Una tienda Fotoprix. ED

Barcelona, 19 de febrero de 2016 (01:00 CET)

La cadena de tiendas de fotografía Fotoprix enfila la recta final del concurso de acreedores en el que se encuentra inmersa, con una deuda de 12 millones de euros. El concurso se está alargando más de la cuenta y el pasado 11 de febrero debía celebrarse una junta de acreedores para presentar las posibles salidas a la situación concursal, pero no se celebró. La causa es que los administradores esperan cerrar en breve la venta de la compañía a un inversor que salve a la compañía.

Fuentes conocedoras explicaron a Economía Digital que la junta de acreedores se pospuso al próximo 27 de abril por un problema con el comité de empresa. Uno de los sindicatos denunció el expediente de regulación de 2014 y, aunque la sentencia fue favorable a la empresa, recurrió la decisión al Tribunal Supremo.

Este hecho, en función de la decisión final del tribunal, podría modificar el concurso, ya que podría incrementar el pasivo de la compañía. Sin embargo, fuentes de varios sindicatos presentes en el comité de empresa de Fotoprix han negado que esta sea la causa y han indicado que el concurso se ha pospuesto por petición de la empresa.

Varios interesados
 
Las mismas fuentes han asegurado que los administradores trabajan a destajo para cerrar cuanto antes la entrada de un nuevo socio inversor que salve a la compañía. Inicialmente el Grupo Fernando Moll se había interesado por Fotoprix, pero no se decidió a hacer una oferta firme y la dirección trabaja con otro grupo. PwC estaría intermediando en la venta, según las mismas fuentes, aunque la consultora no ha confirmado este dato.

Se espera que la operación pueda cerrarse antes del 27 de abril, cuando está previsto que se celebre finalmente la junta de acreedores que debe aprobar la operación. Antes, los administradores han convocado una junta general extraordinaria, para el próximo 22 de febrero, con un solo punto del día: la renovación de los administradores actuales, o bien su cese y el nombramiento de los nuevos.  

Sector en decadencia

La que fue la cadena de fotografía líder presentó concurso de acreedores voluntario en verano de 2014. Ese mismo año, Porfirio González, quien fundó la firma en 1981, fue condenado a 20 meses de cárcel por un fraude fiscal de 1,7 millones de euros.  

El boom de la fotografía digital condenó a las cadenas de revelado, entre ellas Fotoprix, aunque esta sobrevivió. En el último ejercicio del que constan resultados, 2013, la compañía facturó 41 millones y perdió casi 15 millones.

La cadena, que alcanzó las 300 tiendas, conserva ya sólo unas 60. En 2014 hizo un ere para casi 200 empleados, que dejó una plantilla de sólo unos 190 trabajadores, entre la central de Barcelona y las tiendas. Fotoprix había llegado a emplear a 700 personas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad