Luis Fernández Somoza | EFE

Fortunas de Galicia: Luis Fernández Somoza designa sucesora

Con 84 años, Luis Fernández Somoza, exdueño de Azkar, delega en su hija Belén Fernández Paradela su representación y las riendas de Subel, su brazo inversor

Con 84 años, los mismos que Amancio Ortega, Luis Fernández Somoza, el ex dueño de la histórica Transportes Azkar y una de las fortunas Forbes de Galicia, prepara su relevo empresarial. Así se deduce, al menos, de los cambios en sus principales sociedades de negocio que recoge este martes el Registro Mercantil

Más allá de las sicavs que controla la familia del empresario lucense --Guntín y Currelos de Inversiones, con 182 millones de patrimonio--, Fernández Somoza siempre ha tenido en Inversiones Subel uno de sus principales buques insignia. Según los últimos datos públicados, correspondientes al ejercicio 2018, la compañía suma activos por valor de 441 millones de euros y está controlada por la patrimonial Carteson. Es a través de esta sociedad con la que pilota sus distintas inversiones, que van del terreno inmobiliario, a la gestión de empresas de transportes o aparcamientos.

Según los datos del Registro Mercantil, Fernández Somoza cesó el pasado día 5 de noviembre como representante físico de Carteson SL, a su vez, administradora única de Subel, en favor de una de sus hijas, Belén Fernández Paradela. Esta también sustituye a su padre como representante de Subel, su principal brazo inversor, en otras filiales del grupo familiar como son Inversiones Claudia, Alquileres y Rentas Aren, Seulsa de Inversiones, Inversiones Calde, Almacenes Industriales y Comerciales SL y Vivienda Confort Coruña. En total, se registran cambios administrativos hasta en 14 sociedades de Fernández Somoza quien, a lo largo de los años, ha ido forjando un imperio silencioso que lo ha llevado a colocarse como una cara habitual de la lista de fortunas Forbes de España. En la última edición, la prestigiosa publicación económica le otorgaba el puesto 61 de entre los cien primeros patrimonios del país, con una riqueza estimada de 350 millones de euros. Curiosamente, es otra gallega, en este caso Isabel Castelo, la dueña de Seguros Ocaso, la que le precede en el ranking.

Un imperio familiar

También se registran otros cambios organizativos --que en la mayoría de los casos, entre otros movimientos, implican su cese como apoderado-- en las sociedades Aparcamiento Ciudad Sanitaria, Parking Work Center (que adquirió a José Souto, el dueño del Hilton coruñés, el pasado año), Nadeal, Pocomaco Servicios, Transportes Autoradio (su sociedad en el negocio de los transportes tras Azkar) e Inmobiliaria Pocomaco.

El imperio de Fernández Somoza se ha ido consolidando década tras década sin apenas declaraciones del empresario o su entorno a la prensa. Fuentes empresariales consultadas por este medio, no obstante, indican que la operación que se refleja en el Registro Mercantil tiene que ver con el relevo generacional del empresario, quien desde hace años se ha ido apartando paulatinamente del día a día de sus sociedades. 

En cualquier caso, y si bien Fernández Somoza designa a su hija Belén como sucesora al frente de Subel, esta operación no significa su retirada empresarial. El fundador de Azkar se mantiene como presidente de la patrimonial Carteson, donde sus tres hijas, Belén, Elisa y Susana Fernández Paradela,  también figuran como consejeras.

Relevos empresariales

Nacido en San Pedro de Calde, una parroquia cercana a la capital lucense, Luis Fernández Somoza, aunque marcado por la discreción que atesora buena parte de la gran empresa gallega, siempre ha optado por moverse. El olfato empresarial le hizo  apostar en la década de los sesenta por establecerse como franquiciado en Galicia de la compañía vasca de transportes Azkar. Empezó con tres camiones y acabó, en los noventa, haciéndose con el volante del grupo, que se convirtió en la primera empresa del sector en salir a Bolsa, una experiencia que duraría cinco años. A finales de 2012, la familia Fernández Somoza se desharía de su histórico activo al vender su participación a la alemana Dachser.

Desde hace años, sus tres hijas tienen una presencia activa en los negocios familiares. Algo habitual en la gran empresa gallega como evidencian otros casos como los de Adolfo Domínguez, Cortizo o Megasa.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad