Fontenla descarta presidir la gestora y Pérez Canal queda al frente de la patronal

stop

El presidente de los empresarios ourensanos deberá poner en marcha el plan de viabilidad de la CEG y convocar elecciones en el plazo de dos meses

El presidente de los empresarios coruñeses, Antonio Fontenla | EFE

en A Coruña, 10 de octubre de 2016 (01:00 CET)

Continúa el baile de sillones en la Confederación de Empresarios de Galicia. En poco más de dos años la entidad ha contado con tres presidentes. Ahora, tras la dimisión del último de ellos, Antonio Dieter Moure, una junta de vicepresidentes a modo de gestora se encargará de pilotar el proceso de designación de un sustituto, así como de abordar los problemas más inmediatos de la institución.

La junta, de la que forman parte los presidentes de las patronales de A Coruña, Ourense, Pontevedra, y el secretario general de Lugo debería estar presidida por el miembro de mayor antigüedad, por lo que la responsabilidad recaería en Antonio Fontenla.

Pero el presidente de los empresarios coruñeses, que encabezó la CEG antes que Fernández Alvariño y Dieter Moure, parece que no está por la labor. Fuentes de su entorno aseguran que no tiene pensado aceptar este encargo, con lo que la responsabilidad recaería en el siguiente, en este caso José Manuel Pérez Canal, líder de la confederación ourensana y rival del presidente saliente en las elecciones del pasado enero, que perdió por un margen de 10 votos en unos comicios no exentos de polémica.

Posible candidato

El de Pérez Canal es un nombre que está sonando con fuerza para la carrera hacia la presidencia, junto con el de su homólogo pontevedrés Jorge Cebreiros. A diferencia de este, el máximo responsable de los empresarios ourensanos, se mostró partidario de dejar a un lado el proceso electoral y centrarse en los problemas más acuciantes de la entidad.

Dieter Moure logró evitar el concurso de acreedores de la confederación de empresarios con un plan de viabilidad que no llegó a aplicar. Esa será una misión para Pérez Canal, que deberá proceder con los despidos de 8 trabajadores de la patronal y con a rebaja del 30% de la nómina del sectratario general, algo que al presidente saliente no fue capaz de ejecutar
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad