Fnac anuncia nuevos recortes a los trabajadores tras las protestas en A Coruña

stop

La compañía costeará solo el 50% del seguro médico y reducirá los pagos por objetivos

Interior de una de las tiendas de la Fnac en España.

25 de marzo de 2014 (02:54 CET)

En medio del conflicto laboral que nació en A Coruña y de la negociación con los sindicatos, que culminará este martes, Fnac ha puesto sobre la mesa nuevos recortes en las condiciones laborales de sus trabajadores. La empresa, según fuentes sindicales, plantea un copago en el seguro médico de los empleados y un recorte general en los pagos adicionales por objetivos, como ventas o captación de socios en las sucursales.

En realidad, estas medidas no asustan demasiado a los trabajadores, ya que vienen planteándose desde hace un año, cuando se negoció una reducción del 15% del salario y un ERTE que quedó en nada. En aquel proceso, los trabajadores ya habían asumido importantes recortes, como en el caso del seguro médico, a cambio del compromiso de la empresa de no despedir a empleados durante un año. Ese acuerdo vence ahora. Este martes, de hecho, la compañía cerrará una modificación de las condiciones laborales, previsiblemente, sin el apoyo de los sindicatos.

Salarios congelados


Los trabajadores alegan que se incumplió repetidamente el acuerdo. El paro indefinido programado para todos los sábados en A Coruña partió, precisamente, del despido de una trabajadora, para la que piden la readmisión. La protesta germinó tomando la misma forma en otras tiendas de Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Murcia o Comunitat Valenciana, al calor de la negociación en curso con la empresa.

“La mitad de la plantilla está por debajo del umbral de pobreza”, dice el representante de los trabajadores de A Coruña. “Trabajan a media jornada, con turnos cambiantes, que no permiten compatibilizar otro trabajo”, explican. A esto se suman la situación de los trabajadores de grandes almacenas, que en la crisis económica han visto como se congelaba su salario hasta 2016, en torno a los 900 euros en jornada completa, y se reducían, entre otros recortes, las días por enfermedad.

El dilema de los bonos

La empresa achaca el nuevo ajuste a la previsión de pérdidas para este año, informa Europa Press. En concreto, la proyección económica de la compañía para este año determina una caída media del 5,2% en ventas, un descenso del importe neto de la cifra de negocio del 5%. Por este motivo, se reducirá el plus que se abona por objetivos. Afecta desde los directores de tienda como a los llamados manager, encargados de área o sucursal que recibían un pago adicional por ventas o por captar socios, entre otros conceptos.

Los objetivos los fija la empresa y, según informan en A Coruña, los trabajadores están presionados para cumplirlos porque, de lo contrario, temen ser despedidos. Lo mismo sucede, aseguran, a la hora de solicitar bajas por enfermedad.

El conflicto de los despidos

Es este el principal problema que afrontan. El clima de descontento y la falta de confianza en la empresa porque, según consideran, ha despedido gente cuando se había pactado lo contrario. En una reunión en Madrid, Fnac justificó estos ceses como despidos disciplinarios, aunque los trabajadores de A Coruña aseguran que constan en los registros como improcedentes.

La apelación de la empresa a las pérdidas y a la necesidad de asegurar la viabilidad de Fnac fue interpretada por los sindicatos como una medida de presión más a un día de cerrarse la negociación. Lo que temen ahora es que, a partir de este martes, se abra la puerta a más despidos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad