Florentino Pérez se llevó más de 20 millones con la depuradora de Ferrol que no funciona

stop

Las empresas de ACS se encargaron de la construcción, de la conexión con el puerto exterior y de la gestión de la EDAR de Prioriño, que no depura el agua pero cobra tasas por hacerlo

Florentino Pérez, presidente de ACS

en A Coruña, 29 de agosto de 2015 (04:44 CET)

La antaño próspera relación de Florentino Pérez con Ferrol atraviesa uno de sus momentos más delicados. Las contratas que el presidente del Real Madrid gestiona a través de Urbaser, filial de ACS, están saltando por los aires y tienen como nombre propio a Emafesa. La Empresa Mixta de Aguas de Ferrol, controlada en un 51% por el Concello y en un 49% por Urbaser, estuvo en el ojo del huracán por la contaminación que dejó sin agua potable a los grifos de Narón, Fene, Ares, Mugardos y Ferrol. La Fiscalía archivó el caso al entender que no se puso en peligro la salud de los ciudadanos.

Ahora, Emafesa choca con la depuradora de Cabo Prioriño. El 29 de mayo del pasado año, se aprobó en el Concello que Urbaser, el socio privado de Emafesa, gestionara la EDAR ferrolana con fuerte polémica y cruce de denuncias entre municipios, siendo Narón uno de los más combativos contra la decisión. Ha pasado más de un año y la nueva corporación municipal encabezada por Ferrol en Común denuncia que la depuradora no depura, que nin un metro cúbico de agua ha salido totalmente limpio, que las aguas residuales salen de la planta con residuos porque las instalaciones no funcinonan correctamente.

Pese a ello, los ciudadanos pagan unas tasas de entre 40 y 70 euros semestrales por el servicio.


La conexión con el puerto

El Gobierno municipal amenaza de nuevo con llevar a los tribunales para pedir la devolución de las tasas cobradas lo que hasta la fecha estaba siendo un negocio redondo para Florentino Pérez. ACS no solo se encarga a través de su filial de la gestión de las aguas y la depuradora ferrolana, también la construyó. Fue a través de una UTE formada por Dragados y Drace Infraestructuras, dos empresas del grupo del presidente del Real Madrid. El contrato ascendió a 18 millones de euros y lo adjudicó el Ministerio de Agricultura a través de Acuaes. La UTE se encargó de las obras del emisario submarino, ya que el conjunto del proyecto se repartió entre distintas constructoras, algunas de tanto renombre como FCC o Acciona.

Pero todavía cayeron más contratos para ACS, que fue también la encargada de conectar la EDAR de Prioriño con el puerto exterior para recibir los fecales procedentes de la dársena. El contrato se lo llevó Socamex, una filial de Urbaser, por un importe de 84.745 euros y fue adjudicado por la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao.

Hasta los 20 millones

Y si se mira un poco más allá, vuelve a aparecer Dragados. La constructora se encargó de una de las fases del "Proyecto de instalaciones, servicios y explotación del Puerto Exterior". El contrato fue adjudicado el 31 de mayo de 2006 por 7,86 millones e incluía entre sus actuaciones la red de saneamiento de aguas fecales y la EDAR provisional ubicada en el puerto exterior hasta el momento en el que las aguas pudiesen ser derivadas hacia la depuradora de Cabo Prioriño, que entonces todavía se estaba construyendo.

Es decir, el grupo de Florentino Pérez construyó parte de la depuradora, la conectó con el Puerto Exterior y, ahora, la gestiona. Todos esos trabajos le reportaron ingresos que superan ampliamente los 20 millones de euros a contabilizar en la cifra de negocio de ACS.

La polémica gestión

La historia de cómo el constructor se convirtió también en el gestor de la depuradora se cuenta en dos tiempos. Primero fue la Xunta a través de Augas de Galicia quien cedió la gestión al Ayuntamiento ferrolano. Posteriormente, éste la dejó en manos del socio privado de Emafesa, Urbaser, hasta 2030, provocando fuertes críticas de ecologistas, de concellos como Narón e incluso de AGE, que llevó la encomienda otorgada a la filial de ACS al Parlamento.

A cambio del encargo, Urbaser renunció a su derecho a cobrar las dotaciones del fondo de reposición de capital al socio privado de Emafesa, un depósito por el que se compensa la aportación de la filial de ACS en el desarrollo de la empresa y que en 2014 ascendía a 166.661 euros. Urbaser cobra también un 3% de la facturación de Emafesa en concepto de retribución por encargarse de la gestión, según consta en el presupuesto de la empresa del ejercicio pasado.

De esta manera, la encomienda de la EDAR provocó un cambio en las retribuciones de Urbaser por su participación en Emafesa. El documento emitido por el anterior Gobierno municipal especificaba que "como contrapartida al aumento de la cifra de negocio por la actividad adicional de Emafesa (...) y en contrapartida también al esfuerzo económico que realiza el socio público, ha convenido renunciar al derecho de cobro de las dotaciones del fondo de reposición del capital del socio privado".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad