Florentino Pérez 'pasa' de los 140 trabajadores de Cobra Servicios Auxiliares en Galicia

stop

LABORAL

Pérez, en la última junta de accionistas de ACS

A Coruña, 18 de marzo de 2015 (21:58 CET)

Florentino Pérez, el presidente de ACS, suele salir beneficiado de sus incursiones en Galicia, por lo menos en el mundo de los negocios. Sin ir más lejos, seis filiales de su grupo resultaron adjudicatarias el año pasado de encargos tanto de organismos autonómicos como estatales en la comunidad por valor de 64 millones de euros, lo que lo coloca en un puesto privilegiado en la obra pública gallega. La otra cara de la moneda, no obstante, está en la firma Cobra Servios Auxiliares, otra de sus participadas. Planea aplicar un expediente de regulación de empleo que afectará a la práctica totalidad de su plantilla en la comunidad: cerca de 140 trabajadores de la provincia de A Coruña.

Los trabajadores afectados se encuentran en Narón, A Coruña y Santiago de Compostela. Los sindicatos parecen tener claro que la causa del demoledor ajuste laboral se encuentra en la rescisión del contrato que la empresa mantenía con Gas Natural Fenosa para la instalación y la lectura de los contadores. Las centrales explican que Cobra tenía contrato vigente hasta 2016, que podía prorrogarse otros dos años más, aunque Fenosa anunció la rescisión alegando incumplimiento del contrato contractual. En su lugar ha llegado a acuerdo con la compañía Incatema.

Tensiones por el convenio

Cobra ya llevaba meses con tensiones con parte de la plantilla. Benedicto Blanco, secretario comarcal de CIG-Industria, explica que el pasado junio comenzaron las negociaciones para que la compañía filial de ACS aplicase el convenio del metal en la provincia de A Coruña a su plantilla, ya que el de la empresa estaba caducado desde 2012. "Se negaba a asumir el convenio provincial y las conversaciones se alargaron hasta diciembre porque la compañía le echaba la culpa a Fenosa y Fenosa a Cobra", explica. El sindicato acabó presentando un conflicto colectivo.

La CIG sostiene que Fenosa rescindió el contrato con Cobra una vez el sindicato presentó el conflicto colectivo. Blanco asegura que los representantes de la plantilla apenas reciben información por parte de Cobra.

Contratación

Su intención, ahora, es que Incatema contrate a los trabajadores de los que Cobra pretende prescindir y que les mantenga la antigüedad, algo que no parece estar en los planes de la nueva empresa encargada de la lectura de los contadores. "Quieren que los empleados se marchen de Cobra voluntariamente rescindiendo el contrato o presentando baja voluntaria para entrar en Incatema con antigüedad cero y cobrando un 30% menos del salario que les correspondería", asegura la CIG.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad