Finsa vuelve a crecer y retoma el pulso inversor

stop

El primer grupo maderero gallego consigue incrementar ventas tras varios años de ajuste para contener la crisis

Francisco Conde en las instalaciones de Finsa | E.P.

en A Coruña, 23 de marzo de 2015 (04:13 CET)

Es pronto para hablar de un punto de inflexión, pero Finsa va acumulando brotes verdes tras pasar numerosas fatigas durante la crisis, que la llevaron a adelgazar estructura y acometer ajustes. El primer grupo maderero gallego ha publicado algunas de las magnitudes claves resgistradas durante el último ejercicio de esa manera discreta que lo caracteriza. Ha conseguido un ligero repunte en las ventas, que se elevaron hasta los 779 millones, en torno a un 6% más que el ejercicio anterior.

No abundaron los cursos positivos para la compañía en materia de facturación en los útimos años. Financiera Maderera, el brazo industrial que tiene como sociedad dominante a Fincorporativa, sí que logró un incremento en sus ventas en 2012, pero producto de la integración de una de las filiales, Utisa Tableros del Mediterráneo. Por lo demás, el grupo se había mantenido estancado o a la baja en su cifra de ventas, arrastrado por la contracción generalizada del mercado español y de la construcción. Las inversiones se mantuvieron más o menos estables, en los 27,2 millones, y el número de empleados asciende a 3015, según los datos que ofrece la empresa.

¿Se acabó el sufrimiento?

La pregunta de fondo, a la espera de que la maderera presente su balance de resultados, es si ha aparcado definitivamente la crisis y está dispuesta a volver a engordar después de la dieta. Los síntomas positivos son todavía muy débiles, pero hay alguno.

Previsiblemente, a lo largo de 2015 la inversión se multiplicará. Finsa ha puesto la maquinaria en marcha para ampliar la fábrica portuguesa de Nelas y añadir una nueva línea de producción de aglomerado, lo que implicará un aumento de producción y plantilla. La maderera tiene otra planta en suelo luso, en Matosinhos, ahora integrada dentro de las misma filial, Luso Finsa. La inversión en la nueva línea productiva y ampliación de las instalaciones podría acercarse a todo lo invertido en 2014, aunque la empresa no ha ofrecido datos.

En Galicia mantiene operativos centros en Santiago, Padrón, Rábade y Ourense, donde está la antigua Orember.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad