Finsa rompe con dos años en rojo y vuelve a ganar dinero

stop

El primer grupo maderero gallego logra modestos beneficios de 2 millones y aligera deuda en medio de la crisis del sector, pero su cifra de negocio se sigue deteriorando

Francisco Conde en las instalaciones de Finsa | E.P.

10 de agosto de 2014 (00:17 CET)

Finsa se agarra a los primeros síntomas de recuperación que muestra el sector de la madera en Galicia, que ha conseguido frenar la caída en el volumen de ventas de los últimos tres años gracias en buena medida a las exportaciones y a una leve recuperación del mercado doméstico. La primera maderera gallega ha hecho lo mismo que sus compañeros de fatigas y ha sumado unos modestos beneficios de 2,1 millones en el ejercicio cerrado en diciembre de 2013.

Buena noticia, sobre todo después de que un año antes, en 2012, la compañía registrara pérdidas por valor de 13,3 millones, que se sumaron a los números rojos de 2011, 11,5 millones. Quizá esa fue la nota más positiva que dejó el curso a Finsa, porque el resto de magnitudes han seguido cuesta abajo.

A la baja

La cifra de ventas se incrementó sustancialmente en 2012, algo más de un 20%, debido a la integración en el grupo de consolidación de la filial Utisa Tableros del Mediterráneo. Pero pasado el efecto de la absorción, las ventas siguieron en declive. Se situaron en los 508 millones, frente a los 534 del año anterior.

Así se amasó un resultado de explotación negativo de 2,8 millones, por lo que los beneficios de la compañía se deben a otro tipo de ingresos, fundamentalmente financieros, que poco tienen que ver con el negocio para el que fue concebida.

Cambio de 'chip' en las exportaciones

Todo ello a pesar de los notables esfuerzos de la maderera para sobrevivir a las vacas flacas. Sigue inmersa en un proceso de adelgazamiento de su sobredimensionada estructura a través de la fusión de filiales y sigue rebajando su plantilla. A cierre de 2012 contaba con 2216 trabajadores fijos y 82 temporales; un año después la cifra de indefinidos se queda en los 2039 y los temporales en 49.

La gran baza de Finsa sigue siendo la exportación, ante la caída del negocio español. La salida a mercados internacionales ha seguido dando buen resultado, principalmente, en países de América Central, aunque Finsa matiza que está cambiando de estrategia en otros destinos, que conllevará una rebaja en el volumen de negocio pero con operaciones más rentables.

Rebaja la deuda

La otra buena noticia es la rebaja del endeudamiento, tanto de la deuda a largo plazo (descendió de los 52,7 millones a los 38,1) como la deuda a corto plazo (que se redujo casi a la mitad, desde los 83,8 millones a los 42).

Pero hay que tener en cuenta que la compañía mantiene una abultada deuda con empresas del grupo a raíz de un crédito de 60 millones a largo plazo otorgado por Fincorporativa, el holding familiar que controla el 86,3% de Finsa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad